Albóndigas de sarda, verdel o caballa (muy fáciles)


Receta sencilla donde las haya, que no os de miedo o pereza poneros manos a la obra con estas albóndigas porque el resultado es fantástico, ¡garantizado!.

Depende en la zona que viváis lo llamaréis de una forma u otra sarda, verdel o caballa , buscando información sobre este pescado encuentro grandes contradicciones al respecto, en unos sitios aseguran que sarda, verdel o caballa es lo mismo y en otros lo diferencian, aunque si es cierto que levemente.
El caso es que sean idénticos o no sirven de igual manera para nuestra receta de hoy.

Es un pescado azul muy económico (ayer he pagado 1,69 eur/kg) pero con muchas propiedades nutritivas y posibilidades culinarias que ofrecernos.
Lo encontramos en su mejor momento entre los meses de febrero y mayo, ahora mismo estamos en plena costera y es su insistente presencia en los mercados lo que ha llamado mi atención y me ha llevado a preparar estas albóndigas que en honor a la verdad debo confesar que era la primera vez que las preparaba en mi vida.

Cuando lo veamos en la pescadería debemos fijarnos especialmente en los signos de frescura externos que son muy sencillos de identificar: sus agallas, ojos y piel deben aparecer relucientes y su carne brillante y firme a simple vista.
Es importante que esté muy fresco en el momento de comprarlo ya que es un pescado que enseguida se deteriora.




De verdad que son super fáciles de hacer y yo que pensaba que eran difíciles y para nada, aunque parezcan laboriosas una vez que coges el aire se hacen en un momento, la parte más "complicada" (que no lo es en absoluto) es la de eliminar la piel y las espinas y ya os digo desde ahora que a mi que soy la persona con menos paciencia del mundo no me ha puesto de los nervios este paso jaja.
¡Venga animaros a probar que están de escándalo!.



INGREDIENTES

·500 gr de sarda (para conseguir 1/2 kg de carne limpia de piel y espinas necesitamos comprar 2 kg aproximadamente)
·1 huevo
·2 cucharadas soperas de pan rallado
·1/2 cebolla pochada previamente en aceite de oliva
·Un ramillete de perejil fresco 
·Ajo en polvo (al gusto)
·Una pizca de sal

·Harina para el rebozado

-Salsa:
·1 cebolla
·2 chalotas (opcional)
·1 diente de ajo
·Aceite de oliva
·Harina (una cucharada de postre colmada)
·Vino blanco
·Agua
·Sal
·Unas hebras de azafrán (opcional pero muy recomendable)
·Perejil fresco picado





ELABORACIÓN

1. Le pediremos al pescadero que por favor nos elimine la espina central y nos saque los dos lomos.
Ya en casa y con la ayuda de una cuchara de postre iremos separando la carne de la piel, pasando la cuchara y raspando para que se desprenda, es super sencillo no temáis porque no tiene ninguna ciencia.
Vamos eliminando las espinas de la carne, en este paso es importante poner atención para que después no haya sorpresas desagradables, sobre todo si también las van a comer niños.
Ponemos la carne en un bowl.

2. Pochamos la cebolla picada muy pequeña en aceite de oliva y dejamos que enfríe un poquito antes de añadirla a la carne.

3. Una vez está la cebolla fría, la ponemos junto con la carne de sarda en el robot de cocina àra triturarlo. Añadimos también el perejil fresco, el ajo en polvo, el huevo, el pan rallado y la sal.
Lo trituramos todo unos segundos.
Si no queréis triturarlo podéis desmigar la carne con la manos y añadirle el perejil picadito muy fino, el huevo batido y el resto de ingredientes y mezclar bien con una cuchara de madera.

4. Una vez tenemos lista la masa lo mejor (para trabajar de una forma más cómoda) es dejarla reposar unas horas en la nevera para que enfríe bien y se compacte.
Pasado ese tiempo podemos formar las albóndigas (veréis que sencillo), pasarlas por harina y dorarlas ligeramente en una sartén con aceite de oliva.
Una vez están doraditas las sacamos como siempre a un plato cubierto de papel de cocina para que dejen allí el posible exceso de grasa.

5. Para preparar la salsa, partimos la cebolla, las chalotas y el ajo en brunoise y pochamos en una sartén con un poquito de aceite de oliva.
Añadimos una pizca de sal y las hebras de azafrán y movemos hasta que toma color, en ese momento echamos la harina y dejamos que se cocine unos segundos para que no sepa después a "crudo" y enseguida incorporamos un chorrito de vino blanco (cantidad a gusto de la persona que las está preparando jajaja), añadimos el agua y dejamos que se cocine a fuego suave.
Si vemos que la salsa espesa demasiado añadiremos agua.

6. Pasados unos 15 minutos aproximadamente añadimos las albóndigas a la salsa (por cierto antes de este paso podéis triturar la salsa si os gusta muy fina, yo hoy no lo he hecho porque me apetecía un toque más rústico) y cocinamos durante unos 5 minutos más.

7. Comprobamos el punto de sal, espolvoreamos un poco de perejil fresco picadito y listas para disfrutar.


¡ESPERO QUE OS GUSTEN!

Fuente de la receta: propia.

4 comentarios:

helena del valle dijo...

Una receta estupenda que has bordado a mi también me gusta mucho la caballa y las albóndigas de pescado!!

Verónica dijo...

Qué buena receta para aprovechar la caballa, me encanta, y la salsita, habrá quedado todo estupendamente ricooo!!
Besos!

BonProfitBarcelona dijo...

Que ricas! Nunca las he hecho, tendré que probarlas! :)

http://bonprofitbarcelona.blogspot.com.es/

lola dijo...

Gracias por la receta, quedan riquísimas!. Cuando llega la temporada de sarda(del Cantábrico)siempre entro en tu blog a mirar la receta, quedan tan ricas... nos encantan!. Lo dicho, gracias!