Cocido Montañés (versión express)


Escucha aquí nuestra conversación con Juan Echanove sobre este delicioso plato en Hoy por hoy Cantabria de Cadena Ser

Siendo Cántabra como soy (santanderina para ser exactos) ya comenzaba a ser casi un acto delictivo no tener la receta de nuestro querido cocido montañés en mi blog. Ese cocido que tantas alegrías nos da, sobre todo los días de invierno que apetece un buen plato de cuchara...



Cualquier buen cocido, sea de la Región que sea, necesita aparte de los consabidos ingredientes de calidad (eso se presupone) su tiempo para mimarlo. No se puede hacer con prisas pero llegados a este punto es cuando se presenta un pequeño problema, ¿A quién le sobra tiempo hoy en día?...a casi nadie ¿Verdad?.
Por eso hoy vamos a prepararlo pero de una forma muy sencilla y muchísimo más rápida pero con la que obtenemos un resultado buenísimo, ya veréis.
Sé que muchas madres o abuelas se echarían las manos a la cabeza si leyesen esta receta pero bajo mi punto de vista es mejor hacerlo así y poder comer un buen plato de cocido casero con toda la ilusión del mundo por haberlo preparado tú que no hacerlo jamás porque te de miedo no saber prepararlo o no tengas tiempo.

Sobre cantidades os diré que con las que os voy a dar os sale un cocido bien hermoso podéis reducirlas a la mitad o elegir entre invitar amigos a comer a casa y montar una fiesta, repartir Tupper® entre los allegados (veréis como se ponen de contentos) o congelar raciones que os vendrán genial para llegar a casa de trabajar y tener una comida de lujo lista en un momento.

Encontrareis tantas recetas de Cocido Montañés como hogares hay en Cantabria, así que quiero dejar claro que esta tan solo es "mi" receta. Por supuesto no será la mejor con la que os topéis pero si que os diré que está hecha con mucho cariño y siempre que lo preparo le encanta a todo el que lo prueba, así que espero de corazón que os guste y os resulte útil.
Dicho ésto vamos al lío:

INGREDIENTES

· Alubias blancas (unos 500 gr)
· 1 berza de asa de cántaro 
· 2 patatas medianas 
· 1 morcilla de arroz 
· 1 morcilla de año (de las de aspecto seco)
· 2 chorizos frescos (pequeños)
· 1 rabo, oreja o mano de cerdo (lo que más os guste o encontréis)
· 300 gr de costilla de cerdo fresca adobada
· Un trozo de unos 150 gr de tocino fresco o panceta de cerdo
· 1 hueso de codillo (si no lo encontráis no pasa nada)
· Pimentón dulce (una cucharadita pequeña)
· Sal 

Ya veis que esto light lo que se dice muy light no es, pero bueno un día es un día y os prometo que merece la pena probarlo.
Vamos a ello:

ELABORACIÓN

1. Lo primero que haremos es poner a remojo las alubias la noche anterior.

2. A la mañana siguiente retiramos ese agua, las pasamos un poco bajo el grifo y las echamos en la olla rápida.
Añadimos la oreja, mano o rabo de cerdo, el hueso, la costilla adobada, la panceta y el chorizo, una pizca de sal, el pimentón dulce y el agua, que quede cubierto y un poco más.
Cerramos la olla y ponemos a fuego fuerte hasta que sube la válvula indicadora de presión, en ese momento bajamos el fuego y dejamos que se cocine durante unos 40 minutos.
El tiempo es bastante orientativo porque depende de factores como el tipo y calidad de la alubia y la edad del cerdo que repercutirá directamente en la carne...jaja.

3. Mientras tanto lavamos bien la berza y la picamos finamente, un truco para partirlo muy pequeñito es enrollar las hojas e ir partiendo Juliana muy fina con un cuchillo bien afilado.
Es importante hacerlo pequeño porque después será mucho más agradable a la hora de comer.

4. Ponemos la berza en una cazuela con abundante agua y un poquito de sal, añadimos la morcilla y las patatas peladas y chascadas en trozos tirando a pequeños, llevamos a ebullición y dejamos cocer durante unos 30 minutos.
Escurrimos (reservando parte del caldo porque lo vamos a necesitar) y lo añadimos a la olla donde tenemos las alubias (y toda la carne) que llegado este punto deberían estar listas.
Añadimos también parte del caldo de la cocción de la berza.

5. Ahora que ya lo tenemos todo junto lo dejamos unos 15 ó 20 minutos a fuego muy suave y destapado  para que terminen de integrarse los sabores, probamos y rectificamos de sal si fuese necesario (casi seguro que no hará falta porque el adobo le habrá aportado la suficiente) y ya estará listo para disfrutar.

Mi consejo es hacerlo con anterioridad y tomarlo reposado, de un día para otro sería lo ideal porque gana muchísimo.
Es un plato contundente pero os prometo que delicioso, acompañarlo de vuestro pan preferido y un buen vino y veréis que maravilla.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!
Fuente de la receta: mi madre.


8 comentarios:

Juanma dijo...

Gloria Bendita. El mejor plato de cuchara del mundo.

Rulich dijo...

¡¡ABUELAAAA!! ESTO ESTÁ DE MUERTE!!!!

Isabel Llano dijo...

¡¡Que bien te quedo ja'mía!! ers una artistaza.
un beso Isabel Llano.

Julián Muguruza dijo...

Trataré de encontrar esa berza porque esto tiene una pinta i-n-c-r-e-i-b-l-e

Amparo Gil Varea dijo...

Que pedazo recetón te has marcado

La cajita de nieveselena dijo...

Que plato de cuchara mas perfecto, igual que el madrileño pero en lugar de garbanzos ponemos judias no?
Feliz año.
Nieves

Paloma Perez Higuera dijo...

Graciaaaaaasssss..asi lo puedo hacer aqui y no tengo que esperar a volver por alli para comerlo.Que pinta tiene!!! Un beso
Paloma

Oli siempre esta igual dijo...

Mañana la hacemos
De hecho hoy hemos comprado todo los ingredientes