Olla Tefal Mineral Signature


Es una olla pero no una olla cualquiera, lleva como apellido Tefal y pertenece a la linea Mineral Signature, la gama de aluminio fundido con tecnología de inducción de la marca Tefal.

Pero ¿Qué ventajas nos ofrece este tipo de ollas? 

Difunde y mantiene el calor de manera homogénea, ideal para guisos que requieren el 'chup-chup' que únicamente se consigue cocinando a fuego lento. Es compatible con todo tipo de cocinas (vitro, inducción, gas, eléctricas) y también puedes utilizarla en el horno, lo que la hace perfecta para terminar preparaciones con un toque gratinado o preparar guisos de carne muy lentamente. Sólida y resistente pero a la vez ligera y fácil de manejar. Base gruesa (5.5 mm) que garantiza que no se deforme con el paso del tiempo.




Además de todo esto es una olla bonita por lo que podrás llevarla a la mesa para servir directamente sin ningún tipo de complejos. Que así de entrada puede parecer una perogrullada mía pero a efectos prácticos es un detalle más a tener en cuenta.
'Ya, sí, muy bonito todo lo que me cuentas, Silvia. Pero ¿A ti qué te ha parecido? ¿Te ha gustado?'

¿Cuál es mi opinión?

Sí, me ha gustado. La he probado y por el momento tiene mi total confianza, me gusta como se comporta durante la cocción, es absolutamente cierto que llama la atención lo ligera que resulta a la hora de manejar, su tamaño es una gozada porque, sin ser un trasto enorme, te permite cocinar comodamente un guiso para al menos 4/6 personas y además se limpia con extrema facilidad porque no tiene ni un solo recoveco en su diseño, cosa que personalmente agradezco de manera infinita.







Enlaces de interés:

Queso Feta. Recetas con queso Feta


¿Has probado a poner queso Feta en tus ensaladas? Seguro que sí, pero sí andas despistado y nunca lo incluiste como ingrediente te lo recomiendo sin duda. Al principio puede que te ocurra como a mi, que su intenso sabor y su gusto un tanto ácido y bastante 'saladillo', no termine de convencerte y creas que comprarlo no ha sido buena idea. Pero que va, nada más lejos, cuando lo has metido en el carro junto al resto de la compra has acertado de pleno, en serio. 
Lo que hoy intentaremos es buscarle unos buenos 'compañeros de viaje' para que tu ensalada no se convierta en una oda a la salmuera (créeme, sé de lo que te hablo y si a ti también te pasó no sabes cuanto te comprendo).



Hay mil maneras de disfrutar de este tradicional queso griego (también típico en; Turquía, Dinamarca, Rumanía y Bulgaria) elaborado (generalmente) con leche de oveja o mezcla de cabra y oveja, curado en salmuera en contenedores de madera o aluminio. De color blanco inmaculado y textura granulada, la apariencia 'tosca' que le otorga que lo desmenuces con tus manos es otro de sus encantos, por lo tanto te recomiendo que no lo trocees con un cuchillo. 

Armoniza de maravilla en ensaladas con ingredientes como la endivia, la escarola, la rúcula o lechugas de distintos tipos; hoja de roble, romana, trocadero, lollo rosso etc. También va genial con veraniegos ingredientes como el pepino, la cebolleta fresca o el tomate. Las olivas negras le sientan de lujo y legumbres como los garbanzos o las lentejas hacen que despliegue todo su potencial. No te cortes a la hora de añadir hierbas frescas como el perejil o aromáticas como el orégano, el tomillo o el romero. Si te apetece completarlo (porque 'la vida son dos días' o 'porque yo lo valgo') te animo a que pongas también un puñadito de pistachos, nueces o semillas de sésamo tostado o ¿Por qué no? los tres ingredientes a la vez.
¿Y qué aliño ponemos? Pues, como no podía ser de otra manera, uno de calidad. Preparamos una emulsión de un buen aceite de oliva virgen extra, un vinagre de Jerez rico, una pizca de sal en escamas (poquita, que el queso ya va bien servido) y pimienta negra recién molida. No necesitarás más para gozar de un magnifico resultado.

Pero también puedes usar el queso Feta a la plancha o desmigarlo encima de unos espárragos (u otras verduras como calabacín, berenjena, patata previamente cocida, cebolla, pimiento etc.) recién hechos a la parrilla. Remátalo con un hilo de aceite de oliva virgen extra y disfruta de un delicioso y saludable manjar.

Incluso, si eres un intrépido cocinero, podrás prepar tu propio queso Feta en casa de una manera aparentemente sencilla: cómo preparar queso feta en casa (si te animas ya nos contarás el resultado al resto)

En definitiva, si no lo probaste debes hacerlo y si lo probaste, no te gusto y no tenías pensado repetir, hazme el favor de darle al Feta la oportunidad que se merece porque resulta una deliciosa opción.

¡Espero (que esta vez sí) que te guste!

X Aniversario del Hotel Balneario Las Arenas ***** GL. #FeelTheExcellence



excelencia.
1. superior calidad o bondad que hace digna de aprecio y estima una cosa o a una persona.
2. virtud, talento o cualidad, lo que resulta extraordinariamente bueno y también lo que exalta las normas ordinarias. Es también un objetivo para el estándar de rendimiento y algo perfecto.

La excelencia, este era el 'leit motiv' de la fiesta que el Hotel Balneario Las Arenas ***** GL de Valencia celebró el pasado 29 de junio para celebrar el X Aniversario de su apertura. Excelencia en cada rincón, excelencia en cada detalle, en cada acción, en cada sonrisa de las personas que conforman su equipo, excelencia la que disfrutamos durante nuestra estancia y que hace de este hotel en plena playa de la Malvarrosa un lugar excelente para relajarse y vivir una experiencia inolvidable.

El Hotel Balneario Las Arenas se sitúa en la Calle Eugenia Viñes, un fantástico enclave a un paso de la playa y de las zonas de ocio marítimo de Valencia. Su belleza destaca ya desde el exterior, al llegar a sus inmediaciones observas un blanco inmaculado edificio, elegante y majestuoso que enseguida ofrece pistas sobre lo que te espera cuando cruces el umbral de sus puertas.




El Director del Hotel, Carlos Boga, aseguraba a los medios que "hoy en día conseguir mantener 10 años un negocio abierto, y continuar cosechando éxitos, es como para celebrarlo". Y así lo hicieron, rodeados de más de 1000 invitados y recreando el ambiente en un balneario durante los años 20 (en 5 zonas diferenciadas que representaban las distintas formas de vida de esa época); actores y actrices caracterizados de los 'felices años 20', alfombra roja y una gran zona de photocall para recibir a los invitados, espectáculo de natación sincronizada, música en vivo durante toda la velada y un dj encargado de amenizar hasta casi el amanecer el momento copas junto a la piscina, un elegante y vistoso concurso de baile por parejas, magos, incluso un vistoso espectáculo pirotécnico que puso broche de oro a una fantástica noche. Todo estaba en su sitio, todo estaba genialmente orquestado, todo salió perfecto gracias al duro trabajo de organización que había detrás del evento y ayudó a que los invitados comentáramos de forma insistente 'posiblemente esta sea la mejor fiesta a la que acudí en mi vida'.





Pero qué sería de una fiesta sin la imprescindible y (casi) siempre acertada parte gastronómica, en esto, el Hotel Balneario Las Arenas y el equipo de cocina, dirigido por su Chef Ejecutivo José María Baldó, estuvieron una vez más a la altura de lo esperado. Equipo que habitualmente sorprende a los clientes y/o huéspedes del hotel en la Brasserie Sorolla con calidad en el producto y buena mano, y que en esta ocasión me atrevería a decir que superaron con creces las expectativas de los allí presentes.
Se habían dispuesto diferentes puntos en las diversas zonas del jardín y de la piscina del hotel, que invitaban a acercarte y degustar todas las deliciosas propuestas culinarias. Una selección de productos excelentes, pero claro, esto no podía ser de otra manera.

Cortadores de jamón que cada vez que aparcaban su cuchillo por unos instantes para estirar su brazo ofreciendo tan preciado bocado, organizaban un pequeño (y siempre educado) revuelo mezcla de nervios y alegría por lo que sabías que te venía encima [por cierto, el jamón, ese amigo de Jabugo con '5 J' en su apellido ¡Cómo estaba de bueno en este caso! Bien merecería un artículo para él solito].






Maestros arroceros que preparaban ante nuestras curiosas miradas paella valenciana y fideuá de marisco con la seguridad y destreza que tan solo otorga el manejo reiterado de las brasas. Brasas que avivaban encendiendo el deseo de catar el resultado.










Ostradores de impecable trato que ofrecían a los invitados el fruto, que con tremenda facilidad, extraían de las preciadas ostras.





Camareros que amablemente ayudaban a aplacar la sed, fruto de la maravillosa temperatura de la noche. Mesas de queso, un magnífico vicio confesable que siempre arremolina numerosos devotos.
En definitiva, no era una fiesta cualquiera, era 'La Fiesta'.


Con estas vistas desde la habitación una no necesita más para ser feliz.

Magnífica iluminación que ayudaba a generar un efecto espectacular en cada rincón.


La temperatura de la noche resultó tan ideal que sospecho que incluso ese detalle no fue fruto del azar jajaja.


Destacar el grandísimo trabajo de 'A la de 3', agencia de eventos creativos encargada de organizar la la gran fiesta.


Felicidades por estos 10 años de éxito al Hotel Balneario Las Arenas y a todo el equipo que lo hace posible, enhorabuena al Grupo Santos por contar con perlas como esta en su cadena de Hoteles y gracias a los responsables de comunicación del grupo Santos por invitarme, brindándome con ello la posibilidad de vivir la noche valenciana perfecta, y por depositar una vez más vuestra confianza en mi trabajo.


#FeelTheExcellence


Ensaladilla de coliflor. Receta de ensaladilla rusa


Vamos a darle una vuelta de rosca a la ensaladilla rusa tradicional convirtiéndola en una riquísima y sorprendente ensaladilla de coliflor. Incluso si la palabra coliflor y 'me gusta' son incompatibles para ti en una misma frase, creo que puede que te guste esta refrescante y ligera versión de la ensaladilla rusa de toda la vida.


[pincha en la foto para ampliar la imagen]



Digo ligera porque frente a las 77 calorías por 100 gr de la patata tenemos las 25 calorías por cada 100 gr de la, tan a menudo odiada, coliflor.
Así que ya lo sabes, si no te gusta, vete reconciliándote con esta redondeada y carnosa inflorescencia aunque solo sea por rebajar calorías de un plato tan veraniego como es la ensaladilla rusa.



INGREDIENTES


· 1 coliflor pequeña 
· 2 zanahorias
· 100 gr de bonito del norte en conserva
· 2 chalotas (o cebolleta fresca)
· 4 pimientos de piquillo
· 2 huevos cocidos
· 200 gr de mayonesa
· El zumo de medio limón
· Sal
· Pimienta negra



ELABORACIÓN


1. Pon los huevos a cocer en abundante agua hirviendo con sal. Pasados unos 10 minutos desde que los añades a la cazuela, retira del fuego, refresca y deja que enfríen (sumergidos en agua fría) para poder pelarlos.

2. Limpia y parte en ramilletes lo más menudos posible la coliflor, elimina los tallos por muy pequeños que sean. Pela y parte en dados de unos 2 cm las zanahorias. Ponlo en un cestillo para vapor o en el recipiente Varoma de la Thermomix, si dispones del robot, y cocínalo al vapor durante unos 22-25 minutos.
Una vez está cocido reserva hasta que se enfríe por completo antes de mezclar con el resto de ingredientes.

3. Pela y parte en pequeños trozos los huevos cocidos, reserva una yema para rallar como decoración.

4. Pon el atún escurrido en un cuenco junto con los huevos que acabas de partir, añade las chalotas troceadas muy pequeñito, los pimientos de piquillo partidos pequeño también, el zumo de limón, la coliflor y la zanahoria, la mayonesa, una pizca de sal y pimienta negra al gusto.

5. Mezcla los ingredientes con una cuchara para que se amalgamen bien, comprueba el punto de sal, cubre con film transparente o pon la tapa si el cuenco la tuviera y lleva al frigorífico para que se enfríe antes de comerlo.

6. Sirve en una fuente, decora con la yema de huevo cocido que tenías reservada y disfruta.



- CONSEJOS -


· Puedes añadir otros ingredientes como; aceitunas rellenas, surimi, guisantes, máiz, etc. En fin, todo lo que pongas habitualmente en la ensaladilla rusa clásica o tu versión de este plato tan rico.

· Si prefieres preparar tú la mayonesa también te quedará delicioso, aunque en verano, por seguridad, te recomiendo usar mayonesa o mahonesa comercial.

· También puedes darle un 'toque' picante añadiendo unas guindillas partida en aros, me encanta el resultado.



¡Espero que te guste!


Fuente de la receta: Mercado Calabajío

Pudding de chía y nectarina. Recetas con semillas de chía


Postre refrescante, ligero, delicioso y saciante. Postre de verano, saludable, vistoso (totalmente 'Instagrameable') y muy pero que muy fácil de hace.
Pero ¿Existe ese postre? Pues sí, lo hemos encontrado y hoy vamos a aprender a prepararlo.

Utilizando semillas de chía, de las que te hablé recientemente, y una deliciosa fruta de temporada como es la nectarina, conseguiremos una receta muy especial y riquísima. Por supuesto puedes cambiar la nectarina por tu fruta preferida o incluso combinar diferentes frutas, dale tu toque personal y verás como triunfas.



[pincha en la foto para ampliar la imagen]

Vas a tardar más tiempo en hacer la foto y subirla a tus rrss para fardar de lo bien que te ha quedado, que en prepararlo ¡Ya verás! 



INGREDIENTES (para 2 personas)

· 30 gr de semillas de chía
· 2 nectarinas un poquito maduras
· Leche vegetal (avena, arroz, almendra etc)
· Sirope de ágave (edulcorante líquido o tu 'endulzante' favorito)



ELABORACIÓN


1. Pesa y pon las semillas de chía en un bote con tapa, rellena el bote con leche vegetal (o leche desnatada de vaca si lo prefieres) y añade un poquito de sirope de ágave o edulcorante. Cierra el bote, agita y deja reposar en la nevera un mínimo de 3 horas para que 'gelidifique' y esté bien fresco a la hora de servirlo.

2. Pasado el tiempo de reposo y justo antes de ir a comerlo vamos a hacer una especie de crema o puré de fruta con las nectarinas; para ello tan solo debes lavar las nectarinas, trocearlas (sin pelar) y triturarlas con la ayuda de la batidora de mano o un robot de cocina. Añade también aquí sirope de Ágave o edulcorante al gusto y mezcla.

3. Saca de la nevera el bote donde tienes la mezcla de chía y leche, agita bien para deshacer posibles grumos o 'pegotes' de chía gelificada (puede que necesites meter una cuchara para ayudarte en esta tarea).

4. Sirve en vasitos, primero el pudding de chia y después la crema de nectarina, fotografía a conciencia y disfruta jajajajajaja.


¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia


Guisantes con jamón ibérico y yema de huevo o 'la mejor salsa del mundo'



Estos guisantes con jamón ibérico y yema de huevo están buenísimos, la yema de huevo cruda genera una salsa que amalgama guisantes y jamón, otorgando una maravillosa untuosidad que seguramente no podrás quitarte de la cabeza y te obligará a repetir receta una y otra vez.
Te lo cuento mientras miro la imagen y se me hace la boca agua recordando lo buenos que estaban.


[pincha en la foto para ampliar la imagen]



Hace tiempo que pienso que la yema de huevo es la mejor salsa del mundo, su sedosa cremosidad, color y sabor hacen de ella algo tan especial que aún no he logrado encontrar, por más que busco, una salsa que la supere o que al menos me ofrezca idénticas cualidades.
Entiendo que esta forma de emplear la yema de huevo en crudo genere cierto rechazo, incluso es lógico pensar que pueda resultar peligroso no cocinarlo, pero te prometo que es una delicia que deberías probar y que además, si los huevos que usas ofrecen garantía de frescura, no tendrás ningún problema.

De verdad tienes que probarlos, deja a un lado los prejuicios y ponte manos a la obra con estos guisantes con jamón ibérico y yema de huevo ¡Te sorprenderán! Son una de las mejores cenas que puedo imaginar para cualquier época del año.



INGREDIENTES

· 300 gr de guisantes finos congelados*
· 75 gramón ibérico en taquitos
· 2 dientes de ajo 
· 4 yemas de huevo
· 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
· Sal en escamas
· Pimientas negra y rosa



ELABORACIÓN


1. Pon los guisantes en un colador y deja que se descongelen y pierdan el agua en caso de que lo tengan.

2. Pela y prensa o pica muy pequeñito los dientes de ajo.

3. Pon el aceite en una sartén, calienta y añade el ajo. Antes de que comience a dorarse incorpora los taquitos de jamón. Saltea durante unos 2 ó 3 minutos.

4. Añade los guisantes, continua rehogando a fuego medio-fuerte durante uno 4 minutos más.

5. Separa las claras de las yemas. No tires las claras, puedes reservarlas para otra receta.

6. Sirve bien calientes los guisantes que acabas de saltear con el jamón en platos individuales, pon una yema sobre cada montón de guisantes, añade unas escamas de sal sobre cada yema, pimienta negra y rosa (mejor si están recién molidas) y remata, si lo deseas, con unas gotas de aceite de oliva virgen extra. Lleva a la mesa y disfruta inmediatamente, verás que cosa más sencilla y rica.


*si aún no tienes guisantes favoritos, prueba los guisantes finos congelados de la marca Hacendado (vienen en bolsitas de 300 gr). Desde que los descubrí no uso otros y nunca faltan en nuestro congelador porque son una solución muy socorrida para comidas o cenas rápidas y saludables.
Y no, no me patrocina Mercadona. No caerá esa breva...jajajajajajaja

¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia