viernes, 25 de julio de 2014

Ruta del Marisqueo por Pedreña

Si hay un plan de ocio que mi trabajo me ha permitido disfrutar hace poquitos días y que pueda recomendaros sin temor a quedar mal es éste, la Ruta del Marisqueo por Pedreña.
Ideal para realizar en familia o con un grupo de amigos, en pareja o solo ¡Que narices! ¿Por qué no?
Conocerás gente estupenda y pasarás una mañana difícil de olvidar.

He de deciros que tengo la suerte de haber disfrutado durante mi infancia un montón de ocasiones de salidas "caseras" para mariscar y tengo unos recuerdos maravillosos. Mis padres tienen unos buenos amigos allí y prácticamente todos los fines de semana cuando era pequeña íbamos a Pedreña.
¡Que bien nos lo pasábamos! Os lo he comentado ya, en la receta del Arroz con almejas sin ir más lejos.
Por eso me apetecía que mi hijo conociera de primera mano lo que tantísimas veces le he descrito y que siempre le deja con los ojos como platos y con cara de "¡Yo también quiero ir, mamá!"




Pues bien, os cuento un poquito en qué consiste la Ruta de Marisqueo.
Quedamos a las 10:00h allí en Pedreña en la zona de la Farmacia- Bar Culebrero (donde, por cierto, se aparca de maravilla. Que no os preocupe ese tema) y enseguida comenzamos a ver al resto de personas que componían el grupo.
No nos conocíamos de nada pero conectamos inmediatamente, el ambiente que generan tanto Carmen Sampedro (Directora de Fun & Food) como Pilar Castanedo (Mariscadora de Pedreña encargada de dirigir la actividad) es una pasada. Son tan agradables, naturales y simpáticas que os harán sentir muy cómodos desde el minuto cero.

Hechas las presentaciones lo primero que hicimos fue acercarnos hasta el local donde recogimos el material necesario para realizar la actividad, la organización nos facilitó todo lo que necesitábamos.
Botas de agua, chubasquero (no nos hizo falta porque hacía bueno), gorras, cubos, rascaderas y biberones de agua con sal (imprescindibles para "animar" a las morgueras o navajas a que salgan)
Por supuesto hay botas para todos los números (incluidos niños) y chubasqueros de todos los tamaños ¡No preocuparse que Carmen lo tiene todo controlado!




¡Hala! Ahora bien pertrechados, cual mariscadores de toda la vida, ya estábamos listos para echarnos a la mar jajaja.




Pilar nos guió perfectamente, comentándonos y haciéndonos partícipes de su día a día como mariscadora en la zona. Se desvivió para que no se nos escapara ni un detalle ¡Qué mujer tan maja!
Por algo hasta Juan Echanove se fijó en ella y la eligió como mariscadora en su programa "Un país para comérselo" cuando visitaron Cantabria.
Una mujer de raza, excelente profesional y bella persona, de las que se hacen querer sin esfuerzo.




Nos explicó la diferencia entre las almejas finas de Pedreña (¡Un manjar!) y las "Chochas" o también llamadas de cultivo. Tuvimos la oportunidad de cogerlas y de comprobar la diferencia entre unas y otras.
Pues eso, aprendizaje interactivo que es la mejor manera de quedarse con la copla.

También aprendimos lo divertido y sorprendente que resulta coger navajas o "morgueras" como las llamamos aquí en Cantabria.



En fin, un paseo fantástico, una mañana empleada en algo realmente placentero y didáctico.
Y sobre el paisaje ¿Qué deciros? ¡Una maravilla!
Pasear frente a la bahía de Santander es un momento único, se respira paz y aire puro (que al final es lo importante, lo del aire puro digo). Vuelves a casa con las pilas cargadas y una sensación de bienestar que hacen de ésta una actividad altamente recomendable.





Esta fue parte de la cosecha que después devolvimos al mar.





Seguro que estáis pensando "Pero bueno si devuelves lo recogido al mar ¿No lo pruebas?"
¡Sí! tranquilos que la actividad termina con una visita a la Cooperativa de mariscadores y un posterior, relajante y delicioso aperitivo en un asador de Pedreña (incluido en el precio de la actividad).






Las salidas organizadas por Fun & Food se realizan de mayo a octubre, cuando las mareas lo permiten lógicamente, las próximas serán los días 27, 28 y 29 de julio.
Estáis a tiempo ¡No os las perdáis!
Para cualquier tipo de consulta no dudéis en poneros en contacto con Carmen Sampedro, os atenderá genial y os dará un trato personalizado, os lo aseguro.
info@funandfood.com.es
Tlfn. de contacto: 636 461 010



¡ESPERO QUE LO DISFRUTÉIS!


lunes, 14 de julio de 2014

Ensalada de garbanzos con langostinos y cilantro


Refrescante y sencilla ensalada para un día cualquiera o para una ocasión especial.
¡No os la perdáis!



Y si aún no os habéis abandonado a la lujuria y el placer absoluto junto al cilantro, esta es una buena oportunidad para darle duro jajaja ¡Veréis que bien combina con el resto de ingredientes!


INGREDIENTES

· Garbanzos cocidos
· Langostinos (unos 3 por persona)
· Cebolleta fresca
· Cilantro fresco (una cantidad generosa, casi infame diría yo)
· Limón
· Aceite de oliva virgen extra
· Vinagre de vino blanco
· Salsa de soja
· Pimienta negra recién molida


ELABORACIÓN

1. Si los garbanzos son de bote aclaramos bajo el grifo y escurrimos perfectamente.
Si les hemos cocido nosotros eliminamos el caldo y colocamos en un bowl grande.
Reservamos.

2. Picamos finamente la cebolleta, como si para una vinagreta se tratase, y mezclamos con el cilantro que habremos picado muy pequeño también.
Mezclamos el aceite de oliva, un poquito de vinagre, la cantidad de limón que deseemos y unas gotas de salsa de soja (ésta última será el sustituto de la sal), batimos con un tenedor o una varillas hasta conseguir que emulsione y vertemos sobre la cebolleta y el cilantro para que vaya macerando mientras terminamos de preparar el plato.

3. Ponemos en una cazuela abundante agua, un puñadito de sal  y los langostinos (también añado una o dos hojas de laurel, le dan un toque delicioso pero es totalmente opcional) . Cuando el agua rompe a hervir mantenemos un minuto y retiramos del fuego.
Eliminamos el agua y refrescamos inmediatamente, lo ideal es meter los langostinos en un bowl con agua muy fría al que le habremos añadido incluso unos cubitos de hielo, esto interrumpe la cocción de inmediato y ayuda a que se mantengan tersos y deliciosos.

4. Pelamos los langostinos, les troceamos y les añadimos al bowl donde teníamos los garbanzos.

5. Probamos la "vinagreta" que teníamos macerando por si le hiciera falta un toque más de alguno de los ingredientes (puede que necesite un poquito más de salsa de soja si está soso) y cuando está a nuestro gusto añadimos al bowl con el resto de ingredientes.

6. Mezclamos con cariño, le ponemos un toque de pimienta negra y dejamos reposar en la nevera unos minutos.

7. Pasada una media hora, movemos nuevamente con sumo cuidado para no romper los garbanzos, servimos y disfrutamos.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!


Fuente de la receta: propia.


miércoles, 2 de julio de 2014

Ensalada de judías y tomate con aliño de mostaza


De pequeña (y hasta no hace tanto) sufría una marcada animadversión hacía las judías, comía incluso coles de Bruselas que ya es decir, pero judías no. Simplemente era incapaz.
Ahora cuando lo analizo desde el punto de vista de adulta supongo que se debía al tipo de cocción, mi madre (y que no se chive nadie, por favor) las cocina demasiado tiempo para mi gusto y eso provoca que queden con una desagradable textura blandengue que ¡Uf! no hay ser humano que las trague jajaja.

El caso es que cuando he aprendido que dar con el punto idóneo de cocción de las judías (bueno verduras en general) es fundamental para disfrutarlas ha sido cuando he comenzado a comerlas con gusto, con ganas e incluso con antojo.




Como por ejemplo me sucedió ayer con estas judías redondas, las vi y se me antojaron inmediatamente para preparar esta sencilla pero sabrosísima ensalada.
Veréis que con un puñadito de ingredientes montamos un festival estupendo además de ligero y super sano.


INGREDIENTES

· Judías verdes frescas
· Tomates cherry
· Sal
- Aliño:
· Alcaparras
· Mostaza antigua 
· Aceite de oliva virgen extra
· Unas gotas de limón


ELABORACIÓN

1. Limpiamos las judías eliminando las puntas y los "hilos" si les tuviera. La mejor forma de hacerlo es con las manos, al partir los extremos si tienen hilos salen fácilmente.

2. Cocinamos las judías al vapor, es una técnica perfecta para conseguir que queden "al dente" y además preservar todas sus propiedades.
Si preferimos cocerlas lo que haremos será ponerlas en una cazuela con abundante agua y un puñadito de sal y cocinarlas durante un máximo de 6 minutos. Por supuesto si os gustan menos "al dente" podéis dejarlas hasta conseguir vuestro punto favorito.
Una vez están listas las escurrimos, refrescamos en un bowl grande con agua bien fría (y hielo si es posible) y reservamos.

3. Partimos los tomates cherry en rodajitas o de esta manera tan chula y tan práctica que estoy deseando probar, por cierto.



4. Mezclamos el aceite de oliva, mostaza al gusto, unas gotas de limón y emulsionamos.
Añadimos las alcaparras troceadas y mezclamos.
(no añado sal al aliño porque la mostaza y las alcaparras ya le dan el punto sabrosón)

5. Montamos la ensalada, aliñamos y listo para disfrutar.

Es una ensalada que se conserva estupendamente por lo que resulta ideal para prepararla con antelación y comerla en casa o llevarla en Tupper al trabajo.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.



martes, 1 de julio de 2014

Picadora Chop Chop de Kuhn Rikon®


Hay gente que nace con un don y yo todavía ando buscando el mío...
Eso es lo que pienso cada vez que cojo un cuchillo entre las manos y me dispongo a cortar cualquier tipo de verdura u hortaliza (por cierto, recuerdos al equipo de urgencias que me atendió en el Hospital Marqués de Valdecilla cuando estrené el cebollero cerámico, sé que me leéis desde entonces y os lo agradezco jajaja).
Que conste que no es broma, el caso es que lo mío con los cuchillos no es una relación fácil, soy una "acelerada" y ya se sabe las prisas nunca fueron buenas consejeras.

Por eso desde que tengo la Picadora Chop Chop de Kuhn Rikon en casa, mis dedos (que a punto de convertirse en muñones andaban los pobrecillos) están mucho más seguros y felices.
Una picadora manual en la que el motor somos nosotros pero que funciona de manera impecable.
En este vídeo podéis ver perfectamente sus componentes y como trabaja.




Jamás y digo JAMÁS creí que iba a usar un utensilio picador de una forma tan compulsiva, lo uso para todo. Pico ajo y cebolla para sofritos, pimientos verde y rojo o encurtidos (pepinillos, cebolletas, aceitunas sin hueso) para vinagretas, hierbas aromáticas (perejil, cilantro, cebollino...)
Usarlo es tan sencillo como poner los ingredientes en el recipiente, colocar la tapa y tirar de la cuerda tantas veces como picado queramos que quede, es decir, controlamos en todo momento el tamaño de los trocitos hasta que conseguimos el punto que más nos gusta o que simplemente necesitemos.


         

Creo que tirar de esa cuerdecita ejerce un poderoso influjo sobre mi, es adictivo os lo prometo, casi me atrevería hasta deciros que da gustirrinin...jajaja
No en serio, pica extraordinariamente bien, sus afiladas cuchillas hacen un buen trabajo y encima es de Kuhn Rikonmarca suiza sinónimo de confianza y materiales de alta calidad.




Como accesorio trae una práctica tapa que nos permite guardar lo que nos sobre de una manera super cómoda, solo debemos colocarla y llevarlo al frigorífico, se conservará perfectamente libre de olores de otros alimentos.




Para finalizar contaros que preparo un guacamole perfecto de una forma fácil e increíblemente rápida, os dejo la receta por si os apetece probar;
En primer lugar tenemos que picar (estirando el mecanismo de tiro las veces que creamos) la cebolla, el tomate, jalapeño (o chile serrano si le encontráis) y el cilantro. Después incorporar el aguacate, unas gotas de zumo de lima y la sal. Le damos unos cuantos "meneos" más y listo para disfrutar.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!


Publicidad.
Post patrocinado por Kuhn Rikon.

viernes, 27 de junio de 2014

Nidos con calabacín y pimienta


La pimienta negra o esa estupenda amiga que siempre da la cara por sus compañeros de plato más insípidos jajaja.
Suena a coña pero es cierto, la pimienta aporta el carácter que le falta a otros ingredientes en un montón de preparaciones por lo que resulta todo un acierto hacerla un hueco en nuestra despensa.
Económica y muy versátil me cuesta creer que alguien no la tenga en un armario de la cocina, aunque sea en el fondo de la estantería y relegada al olvido.




Intuyo que si os gusta la pimienta no es necesario que os inste a probarlo, el problema llega si no os gusta demasiado. En ese punto os animo a darla una oportunidad porque en esta combinación es más que probable que os acabe seduciendo.


INGREDIENTES

· 6 nidos de pasta
· 1 calabacín mediano
· 100 gr de queso enmental rallado
· 200 ml de nata
· 10 cucharadas soperas de leche
· Pimienta negra recién molida
· Aceite de oliva virgen extra
· Sal


ELABORACIÓN

1. Lavar y cortar primero en bastones y después en pequeños dados el calabacín.

2. Poner un poco de aceite de oliva en una sartén y cuando esté bien caliente saltear los dados de calabacín. Añadir un pizca de sal y continuar salteando a fuego fuerte hasta conseguir que queden ligeramente doraditos.

3. Añadimos la nata, la leche y el queso enmental (reservamos un poquito para la presentación), mezclamos y cocinamos a fuego suave unos 3 ó 4 minutos más.

4. Cocemos la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante, escurrimos y servimos en el plato o fuente de presentación.

5. Para terminar la salsa tan solo nos queda añadir la cantidad de pimienta negra recién molida que deseemos, probar para asegurarnos que está a nuestro gusto y servir sobre los nidos.

6. Rematamos poniendo más queso enmental rallado y si os gusta tanto como a mi un poquito de pimienta negra justo antes de llevar a la mesa.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.

miércoles, 25 de junio de 2014

Ensalada de patata y pollo con tomates cherry


De verano, de las de meter en Tupper® y tirar para la playa sin echar la vista atrás, sin remordimientos, fresca y rica, todoterreno, aguanta lo que la echen.
Una ensalada super fácil, económica y deliciosa que la hace altamente recomendable.




Podemos prepararla con antelación y tenerla lista para tan solo aliñar en el último momento y disfrutar en cualquier lugar.
Porque en verano nos volvemos callejeros y necesitamos opciones take away jajaja


INGREDIENTES

· Patatas baby cocidas (podéis usar de bote, sin complejos)
· Pechuga de pollo fresca (entera o en filetes)
· Tomates cherry
· Aceite de oliva virgen extra
· Sal
· Pimienta negra

-Salsa:
· 1 cucharada sopera de mayonesa 
· 2 cucharadas de postre de yogur natural (no azucarado ¡Claro!)
· 1 cucharada de postre de mostaza antigua
· 1/2 cucharada de crema de vinagre balsámico


ELABORACIÓN

1. Cocemos, dejamos templar, pelamos y troceamos las patatas baby o simplemente (si tenemos el día perezoso) abrimos un bote de las que vienen ya cocidas, aclaramos bien y escurrimos perfectamente.

2. Partimos la pechuga en pequeños dados, salpimentamos y salteamos en una sartén antiadherente con unas gotas de aceite de oliva.
Cuando está doradito, sacamos a un plato, reservamos para que temple.

3. Preparamos la salsa mezclando (hasta que emulsionen perfectamente) los ingredientes.

4. Montamos las ensalada colocando una base de patata, los dados de pollo salteados, tomates cherry (que habremos lavado y escurrido bien) y por último la cantidad de salsa que deseemos.

5. Servimos y disfrutamos.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.