Champizzas


El nombre de esta receta resulta bastante moñas, lo sé,  pero os prometo que define perfectamente lo que vamos a preparar hoy. Ingredientes sencillos pero que al combinarlos conseguimos una mezcla riquísima,
Champiñones rellenos de lo que podría ser una deliciosa pizza. Tan solo es eso
¿Tan solo? No, Silvia, no. "Ni más ni menos" Así sí.




Como podéis imaginar estos champizzas resultan extremadamente fáciles de hacer  y a los más pequeños de la casa les vuelven locos (les encantará ayudaros a  prepararlos), por lo que es muy probable que cuando les probéis os gusten tanto como a mi. O eso espero.


INGREDIENTES

· Champiñones (mejor si no son demasiado grandes para poder comerlos de un bocado)
· Tomate frito
· Jamón york en taquitos (o el ingrediente que más os guste; chorizo, atún, bacon, pollo cocido y maíz...)
· Queso enmental rallado
· Orégano


ELABORACIÓN


1. Limpiamos perfectamente los champiñones, lo haremos con un trapo húmedo evitando sumergirles en agua para que después no suelten demasiado durante la cocción. Eliminamos cuidadosamente el pie de cada uno para no romper los sombreros.

2. Ponemos un poco de tomate frito en el hueco del "sombrero", unos trocitos de jamón york, orégano y un montoncito de queso rallado.

3. Horneamos unos 18-20 minutos a 180º, hasta que funde el queso y vemos que los champis están cocinados.

4. Servimos y disfrutamos.



¡ESPERO QUE OS GUSTEN!


Fuente de la receta: propia.


Mojo verde (adobo y salsa)


El Mojo verde es un adobo o salsa de acompañamiento canario riquísimo (podemos usarlo de ambas maneras), que eleva el sabor de unas costillas de cerdo asadas a la enésima potencia o da un toque delicioso a cualquier pescado a la brasa.
Por supuesto con unas papas arrugás también está muy bueno.
Os lo recomiendo por la sencillez con la que se prepara y lo interesante que resulta tenerlo a mano ahora que el tiempo de las barbacoas se acerca.
¡Que sí! BBQ times! Que ya viene la primavera que la sangre altera, y con ella los festivales y homenajes culinarios en el jardín del "cuñao" jajajajajajaja.





INGREDIENTES

· 1 cabeza de ajos pequeña
· 1 ramillete de cilantro fresco
· 200 gr de aceite de oliva virgen extra
· 70 gr de vinagre de vino blanco (o manzana si lo preferís más suave)
· 1 cucharada de postre colmada de cominos
· Sal


ELABORACIÓN

1. Trituramos con la batidora los ajos (pelados y aplastados) junto con la sal, el comino y el vinagre hasta conseguir una mezcla homogénea.

2. Picamos un poquito las hojas de cilantro y agregamos a la mezcla.

3. Añadimos el aceite, sin dejar de triturar, y probamos para rectificar si hiciera falta el punto de sal

4. Vertemos en un bote con tapa y guardamos en el frigorífico.
Se conserva durante 2 ó 3 semanas sin ningún problema.


Mirad, yo acabo de prepararlo y he untado con él estas costillas de cerdo que en un rato se irán derechitas al horno. Como podéis apreciar, añado un toque de pimienta negra recién molida.
Después las sirvo acompañadas de patatas panadera o de una simple ensalada de lechuga, tomate y cebolleta fresca y están de escándalo.





¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.


Gomasio negro con chile, sal de sésamo



El Gomasio o sal de sésamo es uno de los imprescindibles en mi cocina, donde hace tiempo que ocupa un lugar privilegiado. Resulta super fácil de preparar, barato y muy versátil ¿No lo conoces? Te cuento.

Gomasio, término de origen japonés procedente de la unión de 2 palabras "Goma" (sésamo) y "Shio" (sal), es un condimento compuesto de sésamo blanco tostado y sal marina. Triturados conjuntamente de manera tradicional con la ayuda de un mortero suribachi, beneficiándonos así en mayor medida de todas las propiedades que le brinda a nuestro organismo el sésamo (que no son pocas, por cierto).

Las proporciones usadas van desde las 5 cucharadas de sésamo blanco tostado por 1 de sal hasta 15 cucharadas de sésamo blanco tostado por 1 de sal, dependiendo de si queremos que resulte más o menos salado.

Hoy preparamos una versión que me encanta, Gomasio de sésamo negro con chile, no tiene ninguna complicación tampoco a la hora de comprar lo ingredientes o de prepararlo y queda delicioso.






INGREDIENTES

· 10 cucharadas de postre de sésamo negro (lo encontraréis sin problema en cualquier bazar oriental o tienda de alimentación que tenga un sección de productos exóticos)
· 1 cucharada de postre de copos de chile (o guindilla)
· 1 cucharada de postre de sal marina





ELABORACIÓN


1. Ponemos una sartén a calentar y añadimos el sésamo, moviendo de vez en cuando para que se tueste de manera uniforme. Cuando comience a desprender el agradable aroma que lo caracteriza y a crepitar estará listo.

2. Retiramos de la sartén y dejamos que se enfríe.

3. Reservamos 1 cucharadita o 2 de sésamo tostado y trituramos el resto junto con los copos de chile y la sal en un mortero (ya si tuviéramos un suribachi sería la leche jajajaja) o un molinillo de café.
Esto último, lo del molinillo eléctrico, tal vez no sea el método más ortodoxo pero es el que uso (por comodidad) y debo confesarlo.

4. Una vez hemos triturado, mezclamos con las semillas de sésamo que habíamos reservado y guardamos en un tarro hermético.



¿El resultado?
Una mezcla muy aromática y con un delicioso sabor que os aconsejo usar en platos de pasta o cereales (potencia su sabor, aportando un delicado toque a frutos secos que me encanta), en la elaboración de pan, verduras o ensaladas, sopas etc...¡Todo lo que se os ocurra!

Una idea muy facilona y con la que conseguimos un aperitivo de lujo: tostamos unas rebanadas de pan, untamos ligeramente con una buena mantequilla (sin sal) y rematamos espolvoreando con una pizca de gomasio ¡Indescriptible!

Os recomiendo no preparar grandes cantidades ya que si no lo utilizamos en un periodo largo adquiere un desagradable sabor y olor a rancio.



¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: Gastronomía & Cía.


Mejillones con fritada de pimientos


Hace mucho que no dedico un domingo a compartir una nueva receta de mejillones, esperad que ahora que lo pienso, hace mucho que no dedico un domingo a cocinar mejillones.
Así que hoy pongo remedio a este despropósito gastronómico porque hay sanas costumbres que nunca se deben perder, y más cuando una tiene la grandísima suerte de contar en el lugar donde vive con 2 pescaderías que permanecen abiertas los domingos durante toda la mañana.






Y es que no hay mejor aperitivo dominguero que unos mejillones preparados en una de las mil variantes que existen. Dejad volar vuestra imaginación y disfrutad de un ingrediente tan económico, sano y agradecido.


INGREDIENTES

· Mejillones
· Cebolla
· Ajo
· Pimiento rojo fresco
· Aceite de oliva virgen extra
· Perejil
· Pimienta negra recién molida
· Caldo de los mejillones
· Vino fino (Manzanilla de la de Sanlúcar, no infusión jajajaja)
· Laurel



ELABORACIÓN

1. Limpiamos y abrimos los mejillones al vapor siguiendo el método que más cómodo nos resulte.
Yo os recomiendo este.
Cuando no queman desechamos la parte de cáscara que no tiene carne y reservamos (NO tiramos el caldo)

2. Pelamos la cebolla y los dientes de ajo, lavamos y secamos el pimiento. Partimos todo en "brunoise".

3. Ponemos un chorro generoso de aceite de oliva en una sartén y rehogamos la cebolla y el ajo, añadimos una hojita de laurel y cuando la cebolla comienza a ponerse transparente incorporamos el pimiento.
Continuamos salteando a fuego medio-fuerte hasta que comienza a tomar color.

4. Casi al final de la cocción añadimos unas gotas de vino fino y un poco del caldo que han soltado los mejillones al abrirse, dejamos que se evapore el alcohol a fuego fuerte y se reduzca la salsa unos 3 ó 4 minutos más.

5. Añadimos pimienta negra recién molida, comprobamos el punto de sal por si hiciera falta añadir una pizca y echamos sobre los mejillones que estarán dispuestos en una fuente/plato de presentación.
Espolvoreamos con perejil fresco picado.

6. Servimos inmediatamente y disfrutamos con una copita de vino fino porque ya que hemos abierto la botella habrá que aprovecharla ¿No? jajajajaja


¡Por cierto! Unas gotas de Tabasco, si os gusta tanto como a mi, le van de cine a este aperitivo tan fácil y resultón.



¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia


Fingers de pollo con rebozado de "corn flakes" (copos de maíz)


Hoy vamos a darles una sorpresa a los más pequeños de la casa (los que no tengáis niños no huyáis despavoridos que también os va a gustar), sin apenas trabajo, de una manera super económica y con ingredientes que seguro que siempre tenéis en casa, vamos a conseguir que hasta nos aplaudan jajaja.




Ideales para una cena de fin de semana, si los probáis se convertirán en un básico de vuestro recetario. A demás podemos pedir a los niños que nos echen una mano en algo tan divertido como "espachurrar" los copos de maíz. Seguro que no pueden resistirse.


INGREDIENTES

· Pechuga de pollo
· Una pizca de pimentón de la Vera (dulce)
· Una pizca de tomillo
· Una pizca de orégano
· Ajo en polvo
· Sal
· Pimienta negra (opcional pero muy recomendable)

-Para el rebozado:
· Harina
· Huevo
· Cereales de maíz tipo "Corn flakes" (por supuesto sin azúcar)
· Aceite para freír 



ELABORACIÓN

1. Cortamos en trozos alargados la pechuga de pollo.

2. Colocamos en un bowl con la sal, el tomillo y el orégano, la pizca de pimentón, una pizca de pimienta negra recién molida y el polvo de ajo (las cantidades son libres, adaptarlas a vuestros gustos)

3. Cubrimos con tapa si el recipiente la tuviera o papel film transparente y guardamos en la nevera durante un mínimo de 2 horas para que el pollo se adobe perfectamente.

4. Metemos en una bolsa (una de las que usamos para congelados o de bocadillo servirá estupendamente) los cereales y les aplastamos un poco. No buscamos triturarles por completo hasta conseguir pulverizarles sino que queden trocitos pequeños que después aportarán textura y el toque "crunch" al rebozado.

5. Pasamos los trozos de pollo primero por harina, después por huevo y finalmente por los cereales triturados.

6. Freímos, en tandas, en abundante aceite caliente. Cuando están dorados por un lado damos la vuelta, dejamos un momento más y enseguida retiramos a un plato que habremos cubierto con papel absorbente para que dejen allí el exceso de grasa.

7. Servimos inmediatamente acompañados de salsa mayonesa, ketchup, mostaza, salsa barbacoa o por qué no, todas ellas para que cada uno elija su favorita.



¡ESPERO QUE OS GUSTEN!

Fuente de la receta: propia.


Salsa de mostaza y miel al eneldo



Tan fácil de preparar que parece mentira que en casa y con tan poco esfuerzo, obtengamos una salsa tan rica y con tanto estilo. Resulta ideal para acompañar nuestra anterior receta, la "Cinta de lomo al horno con mostaza y miel", aunque también queda deliciosa si la servimos con salmón ahumado o marinado.
Os aconsejo tenerla siempre a mano, vuestros sandwich o bocadillos os la agradecerán jajajaja.





INGREDIENTES

· 3 cucharadas de mostaza americana
· 1 cucharada de miel
· 1 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
· Eneldo fresco (si no encontramos fresco podemos usar eneldo seco sin problema)
· Sal
· Pizca de pimienta negra recién molida (opcional)



ELABORACIÓN


1. Mezclamos, con la ayuda de unas pequeñas varillas,  la mostaza y la miel en un cuenco.

2. Incorporamos el aceite y continuamos mezclando hasta conseguir que emulsione.

3. Añadimos sal, pimienta al gusto y una cantidad generosa de eneldo fresco picado fino. Mezclamos.

4. Vertemos en un bote con tapa y guardamos en la nevera.
Si la conservamos bien cerrada aguantará sin problema varios días, aunque seamos realistas ¿A quién pretendemos engañar? jajajajaja. Que ya nos conocemos, en cuanto caiga en nuestras manos "volará" de la nevera sin apenas darnos cuenta.





¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.