Molde para hamburguesas


Las modas son eso, modas. Costumbres que adoptan un grupo de personas en un lugar durante un tiempo determinado. Pero hay modas y modas, algunas tan efímeras y pasajeras que casi están extintas antes de haber llegado a saborear las mieles del éxito.
Y sin embargo otras calan en lo más hondo, cambian nuestros gustos y en algunas ocasiones llegan a convertirse en lo inimaginable unos años atrás, algo habitual en nuestro día a día.

Véase lo que ha ocurrido con las hamburguesas.
Han conseguido modificar su status de comida basura a producto gourmet, con ingredientes mimados, ahora son infinitamente más saludables y respetadas por el público en general.
Buen pan, excelente carne y verduras frescas, no hay secreto para conseguir ese cambio.

Bueno sí que le hay, prepararlas en casa eligiendo nosotros la materia prima y ayudarnos de este invento que me gusta tanto que creo que merece su propio artículo.




Le he comprado en esta web hace unos meses y no puedo estar más satisfecha con él.
Consigo de una forma rápida y super sencilla unas estupendas hamburguesas, bien formadas y con un bonito aspecto que nada tienen que ver con los "engendros" que preparaba antes jajajaja.

- ¿Es fiable esta web? Yo he comprado varias cosillas y hasta ahora todo ha ido como la seda, pero no les conozco de nada y tampoco quiero poner la mano en el fuego por ellos, no vaya a ser que...

- ¿Cuanto tardamos en recibir el envío? Tarda un poquito en llegar, eso sí. Un par de semanas o 3 no os las quita nadie, así que si andáis escasos de paciencia como yo las pasaréis canutas jajajaja.
Pero llegar, llega, al menos yo no he tenido problema nunca.

- ¿Su precio? 10.99$, que al cambio son unos 9.80€. Los gastos de envío son gratuitos (sin compra mínima ni historias, compres lo que compres).

- ¿Cómo funciona el aparato en cuestión? Muy fácil, tan solo ponemos unos 120 gr de carne (con o sin "extras", lo que prefiráis) en el molde y presionamos con la parte de arriba hasta que compacta.
Sacamos y listo para cocinar (os iré dando ideas).





Que no hay color, que no, de verdad. Que preparar nuestras propias hamburguesas es altamente reconfortante y super fácil.
Que puedes añadir a la mezcla de carne los "extras" que quieras o que tengas a tu alcance; trocitos de tu queso favorito (con Bejes-Tresviso están de lujo), foie, cebolla pochadita, boletus, trufa, bacon, manzana, tocino ibérico...¡Mil ingredientes! Ya sabes, deja volar tu imaginación y encuentra tu combinación estrella. Eso sí, por favor, después nos la cuentas jajajaja.

Aunque si no quieres complicaciones con una buena carne de ternera (muy fresca, esto es requisito indispensable) un poquito de sal y pimienta, es más que suficiente para pensar que estás en la gloria entre bocado y bocado.

¡Espero que os resulte útil!



Patatas, champiñones y queso azul (guarnición)


Seguramente una de las guarniciones más sabrosas y fáciles de hacer que os pueda presentar en el panorama de novedades del blog.
Resulta una opción deliciosa para presentar con cualquier tipo de carne, asada o cocinada a la brasa.
Veréis cuando lo sirváis como un simple acompañamiento como acapara todo el protagonismo y termina siendo un básico en vuestro recetario.
Es muy probable que incluso terminéis preparándolo para comer solo, a modo de tapa o aperitivo con unas cervecitas o un buen vino.





La receta original me la dieron hace un montón de años y recuerdo que llevaba nata en lugar de leche evaporada, he decidido cambiarlo para restarle calorías y me gusta el resultado pero por supuesto os animo a probar ambas fórmulas y decidir cuál es vuestra favorita.



INGREDIENTES

· 300 gr de patatas pequeñitas "baby"
· 400 gr de champiñones frescos 
· 1 chalota (si son muy pequeñas usad 2)
· 75 gr de queso azul
· 200 ml de leche evaporada
· Una pizca de sal
· Pimienta negra molida
· 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra 



ELABORACIÓN

1. Lavamos bien las patatas y las ponemos a cocer en abundante agua con una pizca de sal.
Cuando están listas, escurrimos y esperamos para que pierdan temperatura y poder pelarlas con sumo cuidado para no romperlas (o si lo preferís y las habéis lavado perfectamente podéis mantener la piel, quedan muy ricas también).
Reservamos.

2. Limpiamos concienzudamente los champiñones, eliminamos el pie y partimos en mitades o cuartos, dependiendo de su tamaño. Reservamos

3. Ponemos la cucharada de aceite en la sartén y añadimos la chalota partida en trocitos pequeños, cuando comienza a estar transparente añadimos las patatas cocidas y rehogamos unos minutos a fuego fuerte.

4. Es el momento de incorporar los champiñones que también rehogaremos a fuego fuerte durante unos 4 ó 5 minutos más.

5. Salpimentamos y vertemos la leche evaporada, bajamos la potencia del fuego al mínimo y cocinamos destapado para que vaya reduciendo.

6. Añadimos el queso troceado y mezclamos cuidadosamente.

7. Cocinamos unos 3 minutos más o hasta que la salsa esté a nuestro gusto, si espesa demasiado podéis añadir un poquito más de leche sin problema.
Comprobamos el punto de sal y de pimienta (sed generosos con esta última porque le va estupendamente) y ya estará listo para servir.



¡ESPERO QUE OS GUSTEN!


Fuente de la receta: propia.



Caldo de puchero andaluz con hierbabuena


Para esos días en los que el cuerpo no acompaña, por frío, fiesta o virus, da igual.
Cuando apetece algo reconfortante, caliente o simplemente para esos días en los que intentamos emular la cocina de las abuelas, franca y sensata, a veces creo que la mejor.





Un caldo muy rico, sabroso y por supuesto super fácil de hacer.
Aquí en el norte parece que no somos amigos de la hierbabuena y no es porque no nos guste, no. Supongo que es simplemente un tema de cultura gastronómica, nosotros no necesitamos aligerar la temperatura dando un toque de frescor a nuestros platos, nuestra climatología no lo requiere jajajaja.

El caso es que os invito a probar, le daréis un aire diferente a vuestra mesa y seguro que os gusta tanto como a mi desde el primer momento.
Encontraréis errores en esta receta, seguro, no les tengáis en cuenta por favor ¡Es mi primera vez! jajajaja.


INGREDIENTES

· 400 gr de garbanzos
· 300 gr de jarrete o morcillo de ternera
· 1 muslo de gallina (o pollo si no encontráis)
· Hueso de jamón (o trozo de buen jamón si no encontráis)
· Hueso de ternera
· 1 trozo pequeño de papada de cerdo
· 1 puerro
· 1 zanahoria
· 1 rama de apio
· 2 patatas medianas (peladas y enteras)
· Agua
· Una pizca de sal
· Manojito de hierbabuena fresca

*los ingredientes del potaje original difieren un poquito (añaden nabo y chirivia), costilla de cerdo salada y huesos salados de espinazo de cerdo pero como aquí es complicado encontrarlo la he adaptado a lo que podemos conseguir con mayor facilidad.


ELABORACIÓN


1. La noche anterior ponemos los garbanzos a remojo en agua fría.

2. Comenzamos introduciendo todos los ingredientes (menos la hierbabuena) en la olla rápida, cuidando que la verdura quede arriba.

3. Cubrimos de agua y llevamos al fuego.

4. "Desespumamos" constantemente para conseguir un caldo limpio.

5. Tapamos, cerramos la olla y mantenemos a fuego fuerte hasta que sube la válvula de presión.
En ese momento bajamos el fuego y cocinamos durante 40 minutos.

6. Transcurrido ese tiempo y cuando la olla ha perdido la presión, abrimos y dejamos cocer destapado durante otros 20-25 minutos más para que reduzca concentrando más los sabores y adquiera una consistencia estupenda.

7. Al servirlo ponemos unas hojas de hierbabuena en la taza y vertemos el caldo caliente.


Los garbanzos y la verdura les servimos a parte.
La carne podemos desmenuzarla y servirla como acompañamiento o preparar unas croquetas estupendas, cada uno que elija su camino.
Podemos acompañar de huevo cocido picadito, le va genial.



¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.


Condimento Cajún, mezcla de especias


La de tiempo que hacía que no os traía novedades para nuestro fondo de armario gastronómico ¿Verdad? Nada, que estoy a mil cosas y al final me disperso y pierdo el hilo de lo importante.
Que no es otra cosa que mantener el blog "vivo", intentar compartir ideas fáciles y que os apetezca poner en marcha en cuanto terminéis de leer el artículo.
Espero conseguirlo hoy con esta mezcla de especias que, por supuesto, yo no he inventado pero que uso con frecuencia y me encanta.




Si no estáis familiarizados con el término Cajún, y con la gastronomía en concretoos animo a leer este artículo de la periodista Concha Bernad donde os explica a las mil maravillas todo lo que debéis saber sobre el pueblo Cajún para poder comenzar a entender su cocina. Os gustará, estoy segura.



INGREDIENTES

· 2 cucharaditas de café de sal
· 2 cc de pimentón dulce y/o picante 
· 2 cc de ajo en polvo
· 1 cc de cebolla en polvo
· 1 cc de orégano
· 1 cc de tomillo
· 1 cc de comino (se me olvidó incluirlo en la foto)
· 1 cc de pimienta negra
· 1 cc de copos de chile 

*podéis añadir mostaza en polvo, pero eso lo dejo a vuestra elección.


ELABORACIÓN

Tan solo debemos poner todos los ingredientes en un molinillo eléctrico o en un mortero, si no disponemos del primero, y triturar unos segundos.

No buscamos convertirlo en un polvo fino, sino algo de aspecto más "rústico".
Como lo que podéis ver en la imagen inferior.




Una vez lo tenemos molido, lo guardamos en un recipiente hermético y listo para utilizar en todas las recetas que os apetezca.
Yo prometo daros ideas aunque seguro que su aroma será suficiente para que se active vuestra creatividad culinaria y os pongáis como locos con el tema Cajún.


Fuente de la receta: mezcla propia.


Berenjena rellena de atún


En pleno frenesí de este romance que vivo con las berenjenas he probado a preparar una receta sencilla y muy rápida. Un plato rápido y socorrido pero sano y muy recomendable para todos los públicos.




Ideal para prepararlo con antelación, tan solo necesitaremos llegar a casa y gratinar. O para incluirle en la lista de "Tupper de la semana" en el trabajo.
¡Seréis la envidia de la oficina! Ya veréis jajajaja.


INGREDIENTES

· 1 berenjena 
· 1 cebolla roja pequeña
· 1/2 pimiento verde italiano
· 1 diente de ajo
· 2 cucharadas de postre de tomate concentrado (podéis poner salsa de tomate si lo preferís)
· 1 lata o bote de cristal de un buen atún o bonito del norte en aceite de oliva (lo que más os guste)
· Orégano
· Una pizca de sal
· Una pizca de pimienta negra
· Aceite de oliva virgen extra

- Para la bechamel:
· 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
· 1 cucharada de mantequilla
· 50 gr de harina
· 400 gr de leche entera
· Sal
· Una pizca de nuez moscada (opcional)
· Queso parmesano rallado


ELABORACIÓN

1. En primer lugar lo que vamos a hacer es lavar la berenjena y cocinarla en el microondas como os explico en el post anterior (receta aquí)

2. Una vez tenemos la berenjena lista, la partimos longitudinalmente y la vaciamos con la ayuda de una cuchara de postre. Con cuidado para no romperla y que mantenga la forma de "barquita" para después rellenarla.

3. Ponemos un poquito de aceite de oliva en una sartén y rehogamos la cebolla, el pimiento y el ajo, que habremos partido en brunoise. Cuando la cebolla comience a estar transparente añadimos el tomate concentrado y mezclamos.
Salpimentamos ligeramente y continuamos rehogando durante unos 12-15 minutos.
Para finalizar añadimos la carne de las berenjenas y el atún (o bonito) sin desmenuzarlo demasiado para que después se encuentre bocado, mezclamos, retiramos del fuego y reservamos.

4. Ahora prepararemos la bechamel y para ello pondremos el aceite en una cacerola, añadiremos la harina. Cuando esté tostada, iremos agregando la leche templada, un poquito de sal y nuez moscada si así lo deseamos, mientras movemos con unas varillas.
Cocinaremos a fuego suave, moviendo con mucha frecuencia hasta que espese, unos 15 minutos.

5. Rellenamos ambas mitades con el sofrito de verduras y atún y colocamos en una fuente apta para horno.

6. Cubrimos con la bechamel, espolvoreamos queso y gratinamos unos minutos al gusto.



¡Espero que os guste!

Fuente de la receta: propia


Truco de la berenjena, cocinada al microondas


Reconozco que no soy amiga de la berenjenas, que hasta que he descubierto esta forma de cocinarlas no pasaban por mi cocina con la misma frecuencia que ahora. Bueno de hecho no pasaban.
Las miraba entre el resto de las verduras, tan bonitas, tan tersas, tan moradas "Pero nada, conmigo a casa no te vienes, maja. Que después siempre terminas haciéndome la esponja en cuanto tocas el aceite" Pensaba yo, mirándola con desdén jajajaja.

El tema es que un día mientras disfrutaba de mi ración diaria de Canal Cocina, vi como Jesús Sánchez nos explicaba un truco para cocinar la berenjena de forma fácil, rápida y sobre todo super cómoda.
¿He escrito "truco" a secas? No, así no, me he quedado corta. Es "El Truco". Una maravilla, ya veréis.




Lo único que necesitamos es; una berenjena tersa y hermosa, film transparente de uso alimentario, un plato hondo y amplio apto para microondas y por supuesto eso, un microondas.

Para prepararla; tan solo debemos lavar la berenjena, ponerla en el plato, taparla con el film (como veis en la imagen de arriba, cubriendo completamente) y meterlo en el microondas programando 12 minutos.
Una vez ha transcurrido ese tiempo, dejamos reposar para no quemarnos y una vez retiremos el film ya estará lista para usarla como más nos guste.
Si la abrís longitudinalmente y la vaciáis será perfecta para rellenar, salteando la carne de su interior con los ingredientes que elijáis para el relleno .
Si la troceáis y pasáis por la sartén bien caliente con un poquito de aceite de oliva, ajo laminado y rematáis con unas escamas de sal, será una delicia.




Cocinándose así, la berenjena adquiere una textura impresionante. La piel y la carne se mimetizan prácticamente y de verdad que resulta un bocado increíble.
Animaos a probarla porque os va a encantar.


¡Espero que os guste!

Fuente de la receta: Jesús Sánchez (Cenador de Amós)