Coulant de chocolate inmediato. Receta de pastel de chocolate con microondas


Soluciona un antojo de manera rápida o date un capricho cuando no tengas tiempo para preparar un postre más elaborado. Este coulant de chocolate inmediato se hace de una manera extremadamente fácil y queda (casi) tan rico como un coulant clásico.




La única precaución que debes tener para disfrutar plenamente de este pequeño 'impostor' chocolateado es comerlo inmediatamente después de prepararlo, ya que solo así será como realmente aprecies toda la gracia de este sencillo pastel. Su corazón de chocolate fundido y su delicado sabor harán el resto, es bastante probable que te acompañen a partir de ahora en muchas meriendas.


INGREDIENTES

· 1 huevo
· 30 gr de chocolate de tableta especial postres + 2 onzas para el relleno
· 25 gr de mantequilla
· 2 cucharadas soperas de harina (puede ser integral si quieres)
· 1 cucharada sopera colmada de azúcar (blanca o morena)*
· Una pizca de sal
· Unas gotas de extracto natural de vainilla (opcional)



ELABORACIÓN


1. Trocea el chocolate (reserva 2 onzas que necesitaremos más tarde) y pon junto con la mantequilla en un pequeño cuenco apto para microondas. Introduce en el aparato y funde programando tandas cortas de tiempo (que no pasen de 15 o 30 segundos como máximo cada una). Reserva.

2. Bate el huevo en otro cuenco o taza, añade la harina tamizada, el azúcar, la pizquita de sal, el extracto de vainilla y la mezcla de chocolate y mantequilla fundidos. Mezcla bien.




3. Divide la masa resultante en dos ramequines o recipientes aptos para microondas. No rellenes más de 2/3 de la capacidad del recipiente para que no se desborde al cocinarse.
Entierra una onza de chocolate en el centro de cada masa.





4. Introduce el coulant en el microondas, baja la potencia a 300W y programa 90 segundos (o 350W durante un minuto, dependerá de cada aparato). Deja reposar sin abrir la puerta del micro durante 20 segundos más.

5. Espolvorea con un poquito de azúcar glass, cacao puro o canela y decora con frutos rojos o tu fruta de temporada favorita (melocotón, caqui, cerezas, plátano, naranja, piña etc) y unas hojitas de hierbabuena fresca. Acompaña también, si lo deseas, de helado de vainilla, un poquito de nata montada y salsa de chocolate o unas natillas ligeras o crema inglesa.
Sirve inmediatamente y disfruta.

*sustituye el azúcar tradicional por tu endulzante favorito; azúcar de coco, panela, sirope de agave, miel o si lo prefieres pon edulcorante líquido o en polvo.


¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia

Bastones de calabacín con mayonesa de cebollino


Como guarnición, aperitivo o plato único. Estos bastones de calabacín están tan ricos y son tan fáciles de hacer que estoy segura de que van a robarte el corazón desde el minuto uno.





La idea es, partiendo de un básico, jugar con hierbas aromáticas y/o especias para dar sabor al pan rallado del rebozado e ir variando la receta cada vez que la preparemos. Además a la hora de servir podremos también variar la salsa de acompañamiento para ampliar el repertorio de opciones.
Quedarán deliciosos con salsa tártara, ranchera, de tomate, de cilantro y limamayonesa picante con Sriracha, por poner algunos ejemplos.



INGREDIENTES

· 2 calabacines pequeños
· 2 huevos
· 2 cucharadas soperas colmadas de harina (puedes usarla integral si lo deseas)
· 3 ó 4 cucharadas de pan rallado
· Una pizca de sal
· Una pizca de pimienta negra
· Aceite de oliva suave o de girasol o maíz
· Otros condimentos como; pimentón dulce, ajo en polvo, sazonador 'Tex-mex' casero, curry, comino, orégano, tomillo, queso parmesano rallado etc 


ELABORACIÓN


1. Lava, seca y elimina ambos extremos de los calabacines. Córtalos en cuartos, retira las pepitas si tuvieran y termina partiendo en bastones del tamaño de patatas fritas aproximadamente.
Salpimenta y reserva unos instantes.

2. Echa la harina en una bolsa de plástico que esté bien limpia —utiliza una de las pequeñas que usamos para congelación o para bocadillos—. Mete los bastones de calabacín, cierra la bolsa y agita. Quedan perfectamente enharinados, es un trucazo que aprendí hace mucho tiempo y utilizo habitualmente.

3. Embadurna los bastones que acabas de enharinar con el huevo batido.

4. Mezcla el pan rallado con las hierbas o especias que hayas decidido poner (yo hoy he utilizado el sazonador 'Tex-mex' casero' ¡Queda riquísimo!) y reboza ligeramente los bastones. Sacude para eliminar el exceso.

5. Fríe en abundante aceite bien caliente hasta que queden ligeramente dorados. Te aconsejo freírlo por tandas y cambiar el aceite a medida que se vaya ensuciando. Saca a un plato que habrás cubierto con papel de cocina para que dejen allí el exceso de grasa.

6. Sirve inmediatamente acompañado con mayonesa de cebollino —es muy fácil de hacer, únicamente tienes que preparar una mayonesa casera como lo hagas habitualmente y mezclar con un poquito de nata líquida, leche evaporada o yogur y una cantidad generosa de cebollino fresco picado— y disfruta.


¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia




Ensalada de patata y remolacha con salsa de yogur y eneldo


Hoy os cuento cómo preparar una ensalada de patata y remolacha que queda genial como guarnición de platos de pescado —queda riquísimo como acompañamiento de pescados cocinados a la parrilla; sardinas, salmón, bonito etc— o como plato único si lo completas añadiendo proteína en forma de salchichas tipo 'Viena' o pollo o pavo cocinados a la plancha o asados —muy práctico para aprovechar restos—.

Colorida, fresca pero sobre todo deliciosa. Esta ensalada es una candidata estupenda si buscas una receta de patatas cremosa y ligera.






INGREDIENTES

· 1 remolacha cocida
· 3 patatas grandes nuevas cocidas con piel
· 1 cebolleta fresca
· Pepinillos agridulces (entre 4 y 6 dependiendo de su tamaño)
· Salchicha tipo 'Viena' o pechuga de pollo/pavo asado o cocinado a la plancha (opcional)

-Salsa:
· 200 gr de yogur natural cremoso
· 1 cucharada sopera de mayonesa
· 1 cucharadita de postre de mostaza a la antigua
· 2 cucharadas soperas del líquido de los pepinillos
· 1 cucharadita de postre de eneldo deshidratado
· Pimienta negra recién molida
· Una pizca de sal





ELABORACIÓN


1. Trocea las patatas —no retires la piel— y las remolachas en cubos de un tamaño regular. Pon en un recipiente de cristal con tapa o cuenco amplio. Reserva.

2. Parte la cebolla y los pepinillos, añade al cuenco también. Si decides poner salchicha, pollo o pavo, cocínalo de la manera que prefieras, deja que enfríe, trocea y ponlo junto al resto de ingredientes de la ensalada.

3. Mezcla los ingredientes de la salsa con unas varillas pequeñitas o un tenedor.

4. Añade la salsa sobre los ingredientes del cuenco y mezcla cuidadosamente para que no se machaque demasiado. Cubre con la tapa del recipiente (si no dispone de ella pon film transparente) y guarda en la nevera un mínimo de 2 o 3 horas antes de servir.

5. Emplata decorando con una cantidad generosa de cebollino picado finamente (también puedes usar perejil si lo prefieres) y disfruta.



¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia


Mezcla de semillas de lino y chía con manzana deshidratada y canela 'Delicioso omega 3'. Receta saludable


Este polvo de semillas, fruta y especias resulta una delicia. Muy versátil y super sencillo de hacer
¡Tienes que probarlo! No dejes pasar la oportunidad de hacerlo porque te va a encantar.

La mezcla resultante es perfecta para añadir en un sinfín de recetas; porridge de avena, helados caseros —me encanta ponerlo como topping de los helados que preparo con base de plátano congelado. Si además le pones una pizca de cacao puro desgrasado verás que cosa tan rica—, yogures, smoothies o batidos de frutas, galletas integrales, barritas de cereales y así un largo etcétera que solo tendrá límite si tú decides no explorar otras opciones.

Añade una o dos cucharaditas a tus desayunos, postres o meriendas y transforma algo sabroso en algo sublime, además te estarás cuidando casi sin darte cuenta ya que esta maravillosa mezcla es rica en omega 3, fibra, vitamina C, magnesio y manganeso. Todos ellos elementos esenciales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.







INGREDIENTES

· 140 gr de semillas de lino
· 20 gr de semillas de chía
· 20 gr de manzana deshidratada (lo compro en Mercadona)
· 20 gr de canela en polvo


ELABORACIÓN


1. Trocea un poquito con las manos las láminas de manzana. Pon en un molinillo eléctrico de café o en un robot (tipo 'Nutribullet' o en el accesorio picador que suele venir con las batidoras de mano) y tritura junto con las semillas de lino y las de chía. No es necesario reducirlo a un polvo demasiado fino, busca el punto de textura que prefieras. A medida que lo vayas preparando, y dependiendo de cómo lo vayas a utilizar, serás capaz de dar con el punto exacto que se adecue a tu gusto.

2. Añade la canela, tritura un par de segundos para que se mezcle bien y listo.

3. Pon en un bote hermético y guarda en un armario de la cocina o en la despensa, estará perfecto. Se conserva sin problema durante semanas, aunque como está tan rico 'va que vuela' y es prácticamente imposible que le de tiempo a estropearse.





¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia



Causa limeña de atún. Receta tradicional de Perú


Directa de Perú nos llega esta riquísima causa rellena de atún o causa limeña de atún, super fácil de hacer y muy apropiada para los meses de verano donde siempre buscamos recetas ligeras pero sabrosas. Si la pruebas repites fijo.




Es el ají amarillo lo que hace este plato tan especial, convierte lo que podría ser un simple pastel de patata en un básico de la cocina peruana que sin ninguna duda merece toda nuestra atención.
Conseguir pasta de ají amarillo no es complicado, y si te atreves —y encuentras ají amarillo fresco o congelado— incluso puedes prepararla en casa, es muy fácil de hacer.



INGREDIENTES (ingredientes para 4 personas)

· 1 kg de patatas (si son amarillas mejor que mejor)
· 1 cucharada de postre de pasta de ají amarillo
· El zumo de media lima
· Una pizca de sal
· Una pizca de pimienta negra recién molida

- Relleno:
· Bonito del norte* 
· 2 cucharadas de mayonesa (mejor si es casera)
· 1 cucharada de cebolla roja finamente troceada
· Huevo cocido y aceitunas negras (para decorar)

*que hayas comprado fresco y después cocido en casa (con; agua , una hojita de laurel, unas bolas de pimienta, un par de dientes de ajo, un chorrito de aceite y una pizca de sal) o en conserva de aceite de oliva virgen extra, elige la opción que más cómoda te resulte.


ELABORACIÓN


1. Lava y cuece sin pelar las patatas* en abundante agua con sal. Pasados 20 minutos escurre el agua, espera unos minutos para que pierdan temperatura y pela con cuidado de no quemarte.

2. Tritura las patatas (no es necesario esperar a que se enfríen por completo) con la ayuda de un pasapuré (o con un robot, Thermomix o similar) y mezcla con el zumo de lima, una pizca de sal y pimienta al gusto, hasta conseguir una masa suave y cremosa —puedes incluso añadir un chorrito de leche evaporada para aumentar la cremosidad si la textura no termina de convencerte—.

3. Pon el bonito en un cuenco y mezcla con la mayonesa y la cebolla. Reserva.

4. Pela, retira la pepita y lamina el aguacate.

5. Monta la causa con la ayuda de un aro de emplatar, es muy sencillo, tan solo debes alternar capas de ingredientes. Pon una base de patata continua con el aguacate, añade relleno de bonito y finaliza con una nueva capa de patata.

6. Decora a tu gusto, lleva a la nevera durante al menos 45 minutos y sirve bien fresquito para disfrutar plenamente de esta deliciosa receta peruana.


*este detalle es importante ya que ayuda a preservar el sabor de la patata y además le confiere una textura menos 'aguada'. Observarás una patata más compacta, mucho más adecuada para este tipo de preparaciones.


¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia.


Edamame, el aperitivo japonés. Qué es y cómo cocinarlo. Receta de ensalada de edamame


Se podría decir que el edamame es el aperitivo japonés por excelencia, estas deliciosas vainas de soja inmaduras (cosechadas a un 80% de madurez) representan la esencia de la cocina del país nipón, saludable y ligera pero sabrosa y siempre apetecible.





Comprarlo no supone ningún reto —se encuentra con relativa facilidad en la sección de congelados de supermercados como Mercadona— y cocinarlo mucho menos, ya que su elaboración es extremadamente sencilla.

Una vez hervido puedes servirlo con un pizca de sal y pimienta negra recién molida como un aperitivo o 'snack' —se come como si fueran pipas, literal. Tan solo tienes que llevarte un extremo de la vaina de edamame a la boca, sacar los granos de soja con la ayuda de los dientes y desechar la vaina ¡Divertido y riquísimo!—. O desgranar las vainas y añadir las semillas de soja verde que encuentras en su interior en ensaladas (prueba a combinarlo con diferentes ingredientes; quinoa o arroz integral, aguacate, cacahuetes o anacardos, salmón o pollo a la plancha, huevo cocido o escalfado, pimiento, pepino, cebolla roja, semillas de sésamo tostadas, cilantro, ralladura de lima etc) o incluirlos en otro tipo de recetas como salteados, hummus o patés vegetales en general.



INGREDIENTES

· 500 gr de edamame congelado
· Agua
· Sal
· Pimienta negra recién molida


ELABORACIÓN

1. Pon abundante agua en una olla y añade un puñadito de sal. Lleva a ebullición.

2. Una vez haya comenzado a hervir añade el edamame (sin descongelar) y mantén a fuego fuerte hasta que comience a hervir de nuevo.

3. Cuando alcance de nuevo el punto de ebullición baja el fuego y cocina durante 5 minutos.

4. Escurre completamente, añade una pizca de sal y una cantidad generosa de pimienta negra recién molida. Si lo deseas puedes incorporar ralladura de limón o lima y un poquito de jengibre fresco también rallado. Sirve con salsa de soja (si no es baja en sodio te recomiendo que entonces no añadas la sal del paso anterior) y un toque de salsa sriracha si eres fan de esta deliciosa —pero picante— salsa de origen tailandés.

Te dejo un vídeo que creo que puede resultarte útil ya que contiene otra forma muy interesante de cocinar este ligero y sabroso aperitivo vegetal.



¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia