Patatas gajo al parmesano


Que las patatas gajo son un pequeño placer que gusta a grandes y pequeños no es ningún secreto.
Las de hoy resultan ideales para acompañar un plato principal de carne, ideales para tomar solas como aperitivo, ideales para darte una alegría en forma de delicioso bocado.
¡Os animo a probarlas!





INGREDIENTES

· 2 patatas grandes (de piel tersa y fina)
· 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
· 50 gr de queso parmesano rallado
· 2 pellizcos de sal gruesa
· 2 cucharadas de postre de pimentón dulce
· 2 cucharadas de postre de ajo en polvo
· 1 cucharada de postre de orégano seco
· 1/2 cucharada de postre de albahaca seca
· 1/4 de cucharada de postre de romero seco
· Pimienta negra recién molida



ELABORACIÓN


1. Precalienta el horno a 200º.

2. Lava y seca las patatas, ya que vamos a usarlas sin pelar. Tenemos que conseguir gajos, para ello: corta las patatas por la mitad de forma longitudinal, vuelve a cortar longitudinalmente esas mitades en 3 ó 4 porciones o gajos [dependiendo de su tamaño].

3. Pon las patatas en un cuenco amplio, añade el aceite y el parmesano rallado [mejor si lo compras en un trozo y lo rallas en casa]. Embadurna bien las patatas y reserva un momento.

4. Mezcla en un cuenco el resto de ingredientes. Añade a las patatas y reparte de manera uniforme.

5. Coloca las patatas en una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado [para manchar lo menos posible] y espera a que el horno alcance la temperatura deseada.

6. Hornea durante 40 minutos, si troceas las patatas de un tamaño más pequeño estarán hechas en menos tiempo. Ten en cuenta que el tiempo puede variar dependiendo de cada tipo de horno, por lo que deberás vigilar que no se quemen, sobre todo si es la primera vez que las preparas.

7. Saca y sirve inmediatamente acompañado de salsa mayonesa casera y una mezcla de salsa barbacoa, ketchup, un poco de Sriracha y unas gotas de salsa Perrins.

Es un acompañamiento ideal para pollo o costillas de cerdo asadas.



¡ESPERO QUE OS GUSTE!


Fuente de la receta: propia.



"Banana pancakes" o tortitas de plátano



3 ingredientes, solo 3 para un resultado que te sorprenderá.
Un postre, un capricho, un desayuno rápido y saludable, una merienda que volverá locos a tus niños [¡Y a ti!], un "porque yo lo valgo" sin remordimientos en forma de calorías o simplemente un antojo de urgencia. El momento lo eliges tú.

Unas tortitas sin harina ni lácteos [por lo que resultan una opción perfecta para todas aquellas personas que no pueden incluir gluten o lácteos en su dieta] muy fáciles de hacer y definitivamente buenas.




Incluso si el plátano no se sitúa en el ranking de tus alimentos favoritos [como es mi caso] estos pancake o tortitas te van a gustar, ya lo verás.
¿Cuántas recetas conoces que lleven solo 3 ingredientes? ¿Y que estén ricas? Te dejo pensándolo jajajajaja.


INGREDIENTES [con estas cantidades consigues 6 tortitas pequeñas]

· 1 plátano
· 2 huevos
· 1 cucharada de postre de canela





ELABORACIÓN


1. Pela y trocea el plátano. Ponlo en un plato llano y aplástalo con la ayuda de un tenedor hasta formar un puré no demasiado fino*.
Reserva un instante mientras continuamos con el resto.

2. Bate los huevos en un bowl.

3. Añade el plátano aplastado y la canela al bowl donde has batido los huevos. Mezcla bien.

4. Vierte la mezcla resultante en un biberón, si el agujero de la boquilla es suficientemente grande podrás usarla, sino la retiras y lo viertes a la sartén directamente desde el envase como he hecho yo y listo. O deja la mezcla en el bowl y ve añadiendo cucharadas de masa directamente a la sartén, hazlo como más cómodo te resulte.

5. Calienta una sartén antiadherente, no necesitas engrasarla con mantequilla ni aceite, cuando alcance suficiente temperatura pon una pequeña cantidad de masa en el centro de la sartén [intentando dar una bonita forma circular]. Espera a que la tortita esté lista por un lado antes de darla la vuelta con la ayuda de una espátula y termina de hacerla por el otro.

Estas tortitas están deliciosas por si solas, pero con sirope de arce, salsa de chocolate, crema inglesa o helado de vainilla rayan la perfección.
También puedes optar por añadir pequeños trocitos de nuez, avellanas o almendras. Si decides incluir alguno de estos ingredientes deberás ponerlo en la cara de la tortita que aún está cruda justo antes de darla la vuelta y terminar de cocinarla.


*no vayas a caer en la tentación de hacerlo con una batidora, quedará demasiado fino y esa textura no nos vendrá nada bien a la hora de cuajar en las sartén estas deliciosas tortitas de plátano.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!


Fuente de la receta: propia


Jengibre confitado


El jengibre confitado es fácil de hacer y te sorprenderá cuando lo pruebes, resulta muy interesante como ingrediente en repostería o en postres en general (a las galletas, helados, bizcochos, roscones de reyes etc los sienta de cine) o simplemente para ofrecer como "gominolas" cuando preparamos unas copas en casa o junto con un trozo de chocolate negro cuando te apetece darte un exótico capricho.





Lee con atención esta receta, el proceso de elaboración del jengibre confitado es muy sencillo pero requiere varios pasos que son importantes para conseguir suavizar el potente sabor de esta deliciosa raíz. Vamos a ello ¿Te parece? Necesitaremos,



INGREDIENTES

· 350 gr de jengibre fresco
· 500 gr de azúcar blanca
· 1 litro de agua
· 4 cucharadas soperas de zumo de limón
· Pimienta de Sichuan
· 1 vaina de vainilla
· 2 estrellas de anís

- Más azúcar para rebozar el jengibre una vez confitado



ELABORACIÓN


1. Pela y trocea en pequeños dados el jengibre.
Con un pelador lo harás de maravilla, también puedes probar con una cuchara de postre, resulta práctico cuando los rizomas tienen muchos recovecos.

2. Pon los trozos en un cuenco, cubre con agua y deja a remojo durante una hora.

3. Desecha el agua, pon el jengibre en un cazo, cubre con agua de nuevo, lleva a ebullición y mantén al fuego durante 4 minutos. Repite esta operación 4 veces.

4. Mientras llevas este proceso a cabo puedes preparar el almibar, es fácil: pon en un cazo el azúcar y el agua, lleva a ebullición, mezcla bien e incorpora el resto de ingredientes (zumo de limón, pimienta, vainilla*, anises).
Mantén a fuego medio.

5. Cuando hayas terminado de cocer el jengibre elimina el agua y pon los trozos dentro del almibar que tienes al fuego.

6. Cocina (con la tapa cubriendo las 3/4 partes del cazo) manteniendo un hervor suave en todo momento, durante una hora y media o dos horas (o hasta que comprobéis que está listo).

7. Retira el almibar del fuego y deja reposar para que pierda temperatura. Vierte en un recipiente con tapa y guarda en la nevera durante toda una noche.

8. Al día siguiente saca los trozos de jengibre del almibar, coloca sobre una rejilla, lámina de silicona o papel de horno para que escurran bien y cuando están "secos" cubre con azúcar para conseguir el efecto "gominola" que ves en la imagen.

9. Guarda en tarros herméticos y disfruta. Se mantendrá perfecto durante meses, si es que dura tanto, cosa que dudo porque está de vicio jajajajajaja.

¡Ay, lo olvidaba! NO tires el almibar, ponlo en un un bote bonito y guarda en la nevera, te servirá para añadir a un montón de postres o simplemente para endulzar y darle un delicioso toque a una infusión.


*debes abrir la vaina de vainilla de manera longitudinal y rascar con la parte contraria del filo de un chuchillo las semillas de su interior.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!


Fuente de la receta: propia.



Paté de salmón (muy fácil)


Si hay algo que nos sobre durante la Navidad son estupendos planes para disfrutar en familia o con amigos, mucha vida social [demasiada incluso] y poquito tiempo para atender todos los compromisos que nos gustaría.
Por eso he pensado que la receta de hoy es un buen aliado, muy fácil de hacer, rápida y lo mejor de todo, debemos hacerla con antelación porque está mucho más rica. Lo que nos ayuda a organizarnos mejor.




Con un poco de planificación a la hora de hacer las compras e ideas así de sencillas, verás como esta Navidad no llegas al 1 de enero hasta el gorro [navideño, eso sí] de estar metido/a en la cocina. Bueno, con eso y con la ayuda de los que siempre intentan escaquearse un poquillo pero que en todas las familias ya tenemos perfectamente identificados jajajajaja.




INGREDIENTES

· 250 gr de salmón fresco (limpio de piel y espinas)
· 250 ml de leche entera
· 1/2 cebolla
· 30 gr de mantequilla
· 100 ml de nata para cocinar
· 5 anchoas
· Una pizca de sal
· Pimienta negra recién molida



ELABORACIÓN


1. Pon la leche en un cazo y lleva a ebullición, cuando comience a hervir añade el trozo de salmón (te recomiendo que lo partas por la mitad de manera longitudinal). Retira del fuego y reserva.

2. Pela y parte en trozos lo más pequeños posible la cebolla. Pon la mantequilla en una sartén alta y lleva al fuego. Añade la cebolla y rehoga hasta que esté transparente, no queremos que se dore.

3. Añade la nata a la cebolla y cocina un par de minutos.

4. Saca el salmón de la leche, desmígalo con las manos bien limpias (aprovecha para cerciorarte de que no hay ninguna espina) y añádelo a la sartén. Salpimenta y cocina unos 3 minutos más.
Pasado ese tiempo retíralo del fuego y espera a que pierda temperatura.

5. Pon el contenido de la sartén (cebolla, nata y salmón) en el robot de cocina, añade las anchoas y 2 cucharadas soperas de la leche* donde hervimos el salmón inicialmente y tritura hasta conseguir una pasta lisa y homogénea.

6. Comprueba el punto de sal por si hiciera falta rectificarlo, coloca el paté en un recipiente con tapa y guarda en la nevera durante un mínimo de 6 horas antes de comerlo. Aunque lo ideal, al menos para mi gusto, es que esté preparado de un día para otro.
Sirve acompañado de tostadas de pan  y algún tipo de salsa (tártara o rosa por ejemplo) si te apetece.


*si quedase con una textura demasiado espesa para tu gusto, puedes añadir un poco más de leche o un poquito de caldo de verdura o pescado si lo tienes a mano.



¡ESPERO QUE OS GUSTE!


Fuente de la receta: de Rechupete



Torrelavega, Hojaldre y Confitería-Obrador Santos. Tres inseparables


Torrelavega, hojaldre y la Confitería-obrador Santos, son tres cosas que van juntas de manera incuestionable. Muchos lo sabréis, incluso los más afortunados habréis estado en este bonito pueblo cántabro dando buena cuenta de uno de sus productos estrella, las polkas.
Delicioso bocado la polka, rectángulos de fino hojaldre y glasa real. Tan de Torrelavega, tan típicas, tan buenas.




Y es que en Torrelavega hay mucho y muy bueno, pero es sin duda su gastronomía uno de los puntos fuertes de la ciudad. Profesionalidad, tradición y buena materia prima son las bases que sustentan su merecida buena fama.

Pero hoy nos centraremos en el hojaldre [tan importante en la ciudad que hasta su Cofradía, con innumerables cofrades "de postín", tiene], como si de antojo estuviéramos nos abandonaremos a los dulces artesanos y a las manos de los que lo trabajan como nadie. Y para ello nada mejor que adentrarnos en la Confitería-Obrador Santos (Calle Consolación, 26) y descubrir desde allí el secreto para conseguir el mejor hojaldre del mundo [sí, del mundo he escrito, no sé si ostentan este título pero si no es así lo merecen y por eso nosotros acabamos de otorgárselo].

Pues bien, entrar en el obrador de la Familia Santos significa entrar en un negocio familiar con todo lo bueno que ello supone; sabiduría heredada, mimo en la selección de la materia prima, tradición [en la medida de lo posible] en el proceso de elaboración y buen hacer en los productos en los que están especializados. Todo ello acompañado, por supuesto, de un trato amable y cercano que invita a regresar una y otra vez.

¿Sus especialidades? La Tarta Santos® [crujiente hojaldre, mantequilla y almendra picada], producto estrella de la casa y todo un icono en la Región ¡Y fuera de ella! Almendrados, Polkas, PacienciasTarta de yema tostada, MazapanesPolvorones etc.




Cuando entras a la Confitería Santos lo primero que te llama la atención es una enorme cristalera que deja ver todos y cada unos de los secretos [NO secretos, mejor dicho] del obrador. Primer síntoma de la confianza que tienen en todo lo que hacen y en cómo lo hacen.
Observas la actividad, mucho trabajo y poca prisa, cada cual sabe cual es su labor y la desempeña de manera eficaz pero pausada. Todo un gustazo y una bonita experiencia ver como trabajan estos maestros pasteleros.




Luis Santos Erquicia (3ª generación de la Familia Santos) elabora la Tarta Santos, buque insignia de la casa.





La tarta de Hojaldre Santos, fue un invento de Luis Santos (2ª generación) el día de su despedida de soltero, cuando con la intención de evitar el merengue, al no ser demasiado goloso, lo sustituyó por almendra. Un gesto, al que en un principio seguro que no dio demasiada importancia, pero que sin duda marcaría su trayectoria profesional.
Creo que el éxito de esta fantástica tarta reside en la sencillez de sus ingredientes y presentación, imaginaos el cariño y devoción que siento por ella que incluso estuvo presente en mi boda [hace ya unos cuantos añitos de eso, por cierto...jajajaja].

Pero no solo yo siento debilidad por esta tarta, por el obrador han pasado afamados periodistas, actores, políticos, hasta algún miembro de la Familia Real ha "desfilado" por aquí con la intención de llevarse los comentados y muy recomendados productos de los Santos.





Maestro pastelero trabajando el hojaldre y bandejas con tiras de hojaldre listas para ser horneadas.

Confitería Santos significa hojaldre, significa Torrelavega y significa exportar un producto representativo al resto del mundo.

Te saltarás la dieta pero disfrutarás como un enano, en tu próxima visita a Cantabria acércate a Torrelavega y comprueba todo lo que tiene para ofrecerte.
¡Espero que te guste!


CONFITERÍA SANTOS
Calle Consolación, 26
39300 Torrelavega (Cantabria)
Más información y reservas en el: 942 894 613
Página de Facebook: Confitería Santos

¿Buscas un regalo? ¡Busca Infiny Press!


Desde que escribí este post donde os comentaba la aparición en mi vida del sistema de licuado Infiny Press de Moulinex, una licuadora muy especial, he recibido un montón de consultas sobre ella.





"Silvia ¿Es fácil de usar?" "¿Ocupa mucho espacio?" "¿Notas mucha diferencia de Infiny a una licuadora convencional?" "¿Merece la pena la inversión?" "Me apetece comprarla pero estoy esperando una oferta ¿Puedes avisarme si te enteras de alguna? " "¿No se convertirá en un trasto más en mi cocina?" "¿Quedan ricos los jugos de verduras?" etc.







Os digo sí, sí merece la pena, sí estoy contenta con ella, sí se nota un montón la diferencia con una licuadora tradicional, sí puedes encontrar ofertas y sí quedan buenísimos todo tipo de zumos, tanto de frutas como de verduras.

Su sistema de compresión, prensado en frío, consigue aprovechar hasta la última gota de cada fruta y conserva todas las vitaminas y antioxidantes.
Además con sus dos rejillas de acero inoxidable podremos elegir la textura de nuestros licuados, pudiendo preparar batidos, coulis o salsas de una manera sencilla y práctica.
Se limpia en un pispas y es muchísimo más silenciosa que cualquiera de las licuadoras que hayas utilizado antes. Olvídate del estupendo festival de decibelios que se formaba en tu cocina cuando "rescatabas" aquella vieja licuadora, la usabas una vez y la confinabas nuevamente en el fondo del armario jajajaja.

Tenla en cuenta estas Navidades porque seguro que Infiny Press triunfa y se convierte en el regalo estrella.



#zumomoulinex #InfinyPress #InfinytoZumo