Patatas rellenas


Que ricas están así las patatas nuevas,  nada complicado de hacer y fácil de organizar si tenéis invitados en casa, tan solo dejarlas rellenas y gratinar a última hora.



INGREDIENTES

1 Patata mediana-grande por persona
Carne picada (en mi caso solo vacuno)
1/2 cebolla
1 diente de ajo
Comino
Pimienta negra
Nuez moscada
Harina
Leche (desnatada)
Aceite de oliva
Sal
Queso rallado (para gratinar)


No os asuste la elaboración que no tiene ninguna ciencia.
ponemos las patatas lavadas a cocer en abundante agua con un poco de sal, cuando rompa a hervir bajamos la temperatura para que no se cocinen a borbotones, y así no se nos rompen.

Cuando están listas sacamos del agua y dejamos enfriar antes de pelarlas, ¡por razones obvias!, que a mi las prisas algún día me van a llevar a la unidad de quemados de Cruces.

Mientras tanto salteamos cebolla y ajo, bien picaditos, en aceite de oliva.
Cuando está pochado, añadimos la carne, echamos la sal y las especias.
Rehogamos bien hasta que la carne está cocinada, aunque después en el horno lo damos el último toque de calor.

Una vez está la carne, reservamos. Y en esa misma sartén ponemos un poco de aceite, la harina (rehogamos para que no sepa a crudo) y la leche para hacer una bechamel bastante espesa, tipo croquetas, si no después al rellenar se nos desparrama todo.
Cocinamos unos 8 o 10 minutos y cuando está listo, ponemos la carne que teníamos reservada, mezclamos bien y dejamos reposar para que al rellenar tampoco nos achicharremos.

Ahora que nuestras patatas ya estarán frías las pelamos y le hacemos un hueco en el centro, esto no os asuste porque no es nada complicado, fijaros que lo he podido hacer yo que soy un topo.
Lo ideal para esta operación es un "sacabocaos" como este.

De venta en los "Bazares Orientales", pero si no lo tenéis pues con una cuchara de postre y un poco de mimo llegáis al mismo sitio.

Una vez hecho el hueco, ponemos nuestro relleno, un poco de queso rallado y al horno.
Yo antes de gratinar lo que hago es darlas un golpecillo de calor para servirlas a la temperatura correcta y después las gratino los últimos 3 minutos más o menos.

El resultado os prometo que es impresionante,

Como veis lo he acompañado de una sencilla ensalada con cherrys pero con un puntito especial que le dan unas escamas de sal de tomate que me regaló Ana (¡mil gracias Ana, eres un sol!).


¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.


6 comentarios:

Amparo dijo...

Ay que buenas, me gustan muchísimo.
Un abrazo.

Las Recetas de Finuca dijo...

Nunca las he hecho y es la segunda vez que las veo, en pocos días, en los blogs que visito. ¡Me estáis tentando!!! jajaja
Tiene que estar muy ricas.
Besos.

Sonia dijo...

Hay mí Silvia cómo se lo curra!!!!! Jo guapi esto seguro que cae un día de estos o sea que ya te contaré, jejeje. Tienen muy buena pinta y si tú dices que están ricas me fio totalmente. Muchos beso guapa!!!

Pilar dijo...

Hoy mismo voy a hacer unas patatas como las tuyas. Había pensado hacerlas al horno, pero me da pereza encenderlo con el calor que está cayendo. Creo que las haré con gambas.... o no se. Ya te contaré.
Saludicos

isabel dijo...

Qué ricas, y además facilísimas! Nos animaremos a prepararlas y te contamos. un abrazo,

Anita Cocinitas dijo...

Te han quedado con una pinta fantástica. Como dices, las patatas nuevas son estupendas para preparar recetas y darles protagonismo.
Gracias por la receta!

Ana - Mumumio