Alubias con corzo


Llevan días anunciándonos que se avecina una ola de frío siberiano y si os soy sincera para mi no se que es peor si el que lo avisen con tanta antelación metiéndonos  miedo en el cuerpo con la que se nos viene encima o la propia ola de frío.
Por lo pronto mi hijo ya se ha visto afectado por tal anuncio, esta mañana le he mandado al cole literalmente forrado, parecía una cebolla el mi pobre por la cantidad de capas que llevaba jaja.
Ya sabéis como termina la cosa si combinas los conceptos "madre" y "frío"...

Bueno pues en vista de que toca fin de semana casero os animo a preparar este plato de cuchara porque está buenísimo, que no os eche para atrás la carne de corzo porque es muy rica y forma junto con las alubias pintas una pareja deliciosa.
No es una carne demasiado fácil de encontrar, pero tampoco resulta imposible yo la he visto varias veces en Hipercor, pero si no encontráis corzo podéis usar venado, en Lidl lo suelen tener congelado dentro de la gama de productos Deluxe.
Otra opción es tener un marido, padre, suegro, hermano, cuñado o amigo cazador...




No os asustéis tampoco porque vais a ver que es una receta bastante larga, os prometo que es muy fácil tan solo debemos seguir unos sencillos pasos.

INGREDIENTES (para 4 personas)

Para las alubias:

Unos 450 o 500 gr de alubias pintas (o la que más os guste a vosotros)
1 puerro
1 diente de ajo
Aceite de oliva
Azafrán
Sal

Para el macerado y guiso de la carne:

·400 gr de carne de corzo
·1 cebolla grande
·1 zanahoria
·1 hoja de laurel
·Pimienta negra en grano
·Tomillo
·Romero
·Orégano
·Sal
·Vino tinto

Estos son los pasos que vamos a seguir para organizarnos:
1º. Comenzamos a macerar la carne por la mañana
2º. Esa noche ponemos a remojo las alubias
3º. Guisamos las alubias por un lado y el corzo por otro, ambos en la olla rápida
4º. Añadimos el guiso de corzo a las alubias y dejamos que de un hervor.


1º- Para el macerado troceamos la carne de corzo un poquito y lo ponemos en un recipiente (que tenga tapa) junto con la cebolla pelada y troceada y la zanahoria limpia y cortada en rodajitas.
Añadimos una pizca de sal, las hojas de laurel, los granos de pimienta negra y el resto de hierbas aromáticas (mejor si son frescas).
Lo cubrimos todo con el vino tinto, tapamos el recipiente y lo metemos en la nevera para que macere 24 horas.

2º- Ponemos las alubias a remojo durante toda la noche.
Una vez ha transcurrido el tiempo y las alubias han remojado escurrimos ese agua, aclaramos un poquito bajo el grifo y las echamos en la olla rápida, cubrimos con agua, añadimos el puerro bien limpio y troceado muy pequeñito, un diente de ajo prensado, unas hebras de azafrán y una pizca de sal (no las ponemos aceite porque ya lo lleva el guiso de corzo que le añadiremos después).
Cerramos la olla y llevamos a fuego fuerte hasta que sube la válvula, en ese momento bajamos el fuego y dejamos que se cocine durante unos 15 minutos (el tiempo variará dependiendo del tipo y calidad de la alubia que usemos).
Dejamos que pierda la presión para poder abrir la olla y retiramos las alubias a otra cazuela.
Reservamos.

3º- Ahora vamos con el guiso del corzo y para ello necesitamos de nuevo la olla rápida.
Para comenzar sacamos los trozos de corzo y las verduras del macerado (retirando las hierbas aromáticas) y los escurrimos bien.
Echamos en la olla un fondo de aceite de oliva y rehogamos la verdura con una pizca de sal hasta que comience a tomar color, en ese momento incorporamos la carne de corzo y doramos también unos minutos.
Añadimos 1/2 vasito del vino del macerado (que habremos colado) y dejamos a fuego fuerte un par de minutos para que se evapore el alcohol, incorporamos un vaso de agua y cerramos la olla.
Cocinamos unos 35-40 minutos porque la carne de corzo es bastante "tiesecilla", pero por supuesto el tiempo puede variar dependiendo del tamaño del animal y de la pieza que hayamos usado.
Cuando pierde la presión abrimos la olla y comprobamos que la carne está en su punto.

4º- Añadimos el corzo guisado (salsa incluida) a la cazuela donde teníamos las alubias, llevamos a fuego muy suave y mantenemos unos 12-15 minutos para que se integren los sabores.
Aquí depende de vuestro gusto, si preferís más espeso lo dejáis tal cual, supongo que la salsa + el caldo de las alubias será suficiente como en mi caso. Si por el contrario os gustan más caldosas bastará con añadir un poquito de agua hasta conseguir el punto deseado.
Comprobamos si necesita sal, dejamos que repose unos minutos y listo para disfrutar.



¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.

4 comentarios:

Cocinando entre cacharros dijo...

¡¡ Que plato más bueno !! Te lo copio pero creo que lo adaptaré con otro tipo de carne, porque donde vivo es dificil encontrar carne de caza y en casa no hay cazadores. jeje
Besos.

Belen dijo...

No si a mi no me hecha para atras.....lo que me da es rabia jajaja. El verano pasado atropellamos uno, y después del correspondiente atestado la guardia civil nos preguntó que si lo queríamos, y le dijimos que no.......ahora estamos sin corzo y esperando que el coto nos pague los daños del coche y veo tu plato......con lo bien que podía estar en el congelador!!!!!!!!

Carmen Quintano dijo...

Desde luego que me entran unas ganas de hacerla, menuda pinta...a ver si encuentro la carne y te cuento. yo soy de las madres desastrosas que siempre mandó a los niños al colé fatal abrigados, desde luego que en el punto medio está la virtud.
Besos

Anónimo dijo...

Lo probamos y está insuperable con corzo!