X Aniversario del Hotel Balneario Las Arenas ***** GL. #FeelTheExcellence



excelencia.
1. superior calidad o bondad que hace digna de aprecio y estima una cosa o a una persona.
2. virtud, talento o cualidad, lo que resulta extraordinariamente bueno y también lo que exalta las normas ordinarias. Es también un objetivo para el estándar de rendimiento y algo perfecto.

La excelencia, este era el 'leit motiv' de la fiesta que el Hotel Balneario Las Arenas ***** GL de Valencia celebró el pasado 29 de junio para celebrar el X Aniversario de su apertura. Excelencia en cada rincón, excelencia en cada detalle, en cada acción, en cada sonrisa de las personas que conforman su equipo, excelencia la que disfrutamos durante nuestra estancia y que hace de este hotel en plena playa de la Malvarrosa un lugar excelente para relajarse y vivir una experiencia inolvidable.

El Hotel Balneario Las Arenas se sitúa en la Calle Eugenia Viñes, un fantástico enclave a un paso de la playa y de las zonas de ocio marítimo de Valencia. Su belleza destaca ya desde el exterior, al llegar a sus inmediaciones observas un blanco inmaculado edificio, elegante y majestuoso que enseguida ofrece pistas sobre lo que te espera cuando cruces el umbral de sus puertas.




El Director del Hotel, Carlos Boga, aseguraba a los medios que "hoy en día conseguir mantener 10 años un negocio abierto, y continuar cosechando éxitos, es como para celebrarlo". Y así lo hicieron, rodeados de más de 1000 invitados y recreando el ambiente en un balneario durante los años 20 (en 5 zonas diferenciadas que representaban las distintas formas de vida de esa época); actores y actrices caracterizados de los 'felices años 20', alfombra roja y una gran zona de photocall para recibir a los invitados, espectáculo de natación sincronizada, música en vivo durante toda la velada y un dj encargado de amenizar hasta casi el amanecer el momento copas junto a la piscina, un elegante y vistoso concurso de baile por parejas, magos, incluso un vistoso espectáculo pirotécnico que puso broche de oro a una fantástica noche. Todo estaba en su sitio, todo estaba genialmente orquestado, todo salió perfecto gracias al duro trabajo de organización que había detrás del evento y ayudó a que los invitados comentáramos de forma insistente 'posiblemente esta sea la mejor fiesta a la que acudí en mi vida'.





Pero qué sería de una fiesta sin la imprescindible y (casi) siempre acertada parte gastronómica, en esto, el Hotel Balneario Las Arenas y el equipo de cocina, dirigido por su Chef Ejecutivo José María Baldó, estuvieron una vez más a la altura de lo esperado. Equipo que habitualmente sorprende a los clientes y/o huéspedes del hotel en la Brasserie Sorolla con calidad en el producto y buena mano, y que en esta ocasión me atrevería a decir que superaron con creces las expectativas de los allí presentes.
Se habían dispuesto diferentes puntos en las diversas zonas del jardín y de la piscina del hotel, que invitaban a acercarte y degustar todas las deliciosas propuestas culinarias. Una selección de productos excelentes, pero claro, esto no podía ser de otra manera.

Cortadores de jamón que cada vez que aparcaban su cuchillo por unos instantes para estirar su brazo ofreciendo tan preciado bocado, organizaban un pequeño (y siempre educado) revuelo mezcla de nervios y alegría por lo que sabías que te venía encima [por cierto, el jamón, ese amigo de Jabugo con '5 J' en su apellido ¡Cómo estaba de bueno en este caso! Bien merecería un artículo para él solito].






Maestros arroceros que preparaban ante nuestras curiosas miradas paella valenciana y fideuá de marisco con la seguridad y destreza que tan solo otorga el manejo reiterado de las brasas. Brasas que avivaban encendiendo el deseo de catar el resultado.










Ostradores de impecable trato que ofrecían a los invitados el fruto, que con tremenda facilidad, extraían de las preciadas ostras.





Camareros que amablemente ayudaban a aplacar la sed, fruto de la maravillosa temperatura de la noche. Mesas de queso, un magnífico vicio confesable que siempre arremolina numerosos devotos.
En definitiva, no era una fiesta cualquiera, era 'La Fiesta'.


Con estas vistas desde la habitación una no necesita más para ser feliz.

Magnífica iluminación que ayudaba a generar un efecto espectacular en cada rincón.


La temperatura de la noche resultó tan ideal que sospecho que incluso ese detalle no fue fruto del azar jajaja.


Destacar el grandísimo trabajo de 'A la de 3', agencia de eventos creativos encargada de organizar la la gran fiesta.


Felicidades por estos 10 años de éxito al Hotel Balneario Las Arenas y a todo el equipo que lo hace posible, enhorabuena al Grupo Santos por contar con perlas como esta en su cadena de Hoteles y gracias a los responsables de comunicación del grupo Santos por invitarme, brindándome con ello la posibilidad de vivir la noche valenciana perfecta, y por depositar una vez más vuestra confianza en mi trabajo.


#FeelTheExcellence


2 comentarios:

Noe mipasioncocinar dijo...

Que maravilla,un lujazo poder disfrutarlo, ese pedazo jamón que salivo sólo con verlo y esos arroces mmmm...todo un placer tanto a la vista como al gusto,besos

Laura M. Fanjul Muñoz dijo...

Que buenos recuerdos de mi luna de miel, gracias por compartir las fotos y acercarme de nuevo a este precioso lugar.