Trigo bulgur. Cómo se utiliza el bulgur. Recetas


¿Qué es el trigo bulgur?

El bulgur se obtiene a partir del trigo, el cual es sometido a una cocción prolongada, después secado y finalmente partido (de hecho "bulgur" o "burghul" o "burgol" es sinónimo de "trigo partido") hasta conseguir un producto delicioso y muy versátil.

Podemos encontrar el bulgur en diferentes tamaños o calibres de grano. Desde el más grueso, ideal para añadir en guisos de verduras, cocinar como si de arroz se tratase o emplear como sustituto de la carne en hamburguesas o albóndigas. Hasta el más fino que nos resultará muy útil si vamos a hacer Tabule o cualquier otro tipo de ensaladas (semejantes a las que prepararíamos con couscous) o utilizarlo en sopas o repostería.

Imprescindible en la dieta habitual de los países de Oriente Medio y África del Norte, siendo uno de los ingredientes más usados como base de guisos y otras preparaciones.


[pincha en la foto para ampliar la imagen]


Os animo a buscarlo [antes resultaba complicado encontrarlo pero ahora puedes comprarlo sin problema en grandes superficies o en herbolarios] e introducirlo en vuestra cocina. Tanto su sabor como textura son muy, muy agradables.
Además es muy agradecido, ya que absorbe magníficamente bien los sabores de los ingredientes que le añadas, y se comporta de maravilla tanto cocido como rehidratado y después salteado junto a verduras, frutos secos, pollo, cordero o langostinos.

¿Cómo se utiliza?

Si el bulgur es de calibre medio o pequeño bastará con ponerlo en un cuenco con la misma cantidad de agua hirviendo que de cereal y esperar unos minutos hasta que lo absorba y quede a tu gusto. Si el burgur es de calibre más grande, debes poner abundante agua en un cazo y llevarlo a ebullición, cuando rompa a hervir añade el bulgur, espera 8 minutos, cuela para eliminar el agua caliente y refresca bajo el grifo con agua fría. Deja en un chino o colador para que pierda todo el agua antes de utilizarlo.


Receta

No es un producto caro [cunde un montón] y si tienes niños en casa seguro que les gusta muchísimo si lo rehidratas y después se lo preparas salteado con un poquito de aceite de oliva virgen extra, verduras [cebolla, ajo, pimiento, zanahoria rallada, calabacín, tomate etc], pechuga de pollo troceada en pequeños dados y setas o champiñones frescos. Puedes añadir unas gotas de aceite de sésamo o de cacahuete justo antes de llevarlo a la mesa, le dan un puntito delicioso que a los niños les suele gustar mucho.
Así, sin que ellos se enteren, introduces alimentos y sabores nuevos y muy sanos en su dieta que les van a venir genial para favorecer su crecimiento y recargar las pilas después de un día de cole y deporte.

Además si necesitas cuidar tus niveles de colesterol el bulgur resultará un excelente aliado, vamos, que lo mires por dónde lo mires todo son ventajas ¿O no? jajajajaja.
¡Anímate a probarlo!