Paté de salmón (muy fácil)


Si hay algo que nos sobre durante la Navidad son estupendos planes para disfrutar en familia o con amigos, mucha vida social [demasiada incluso] y poquito tiempo para atender todos los compromisos que nos gustaría.
Por eso he pensado que la receta de hoy es un buen aliado, muy fácil de hacer, rápida y lo mejor de todo, debemos hacerla con antelación porque está mucho más rica. Lo que nos ayuda a organizarnos mejor.




Con un poco de planificación a la hora de hacer las compras e ideas así de sencillas, verás como esta Navidad no llegas al 1 de enero hasta el gorro [navideño, eso sí] de estar metido/a en la cocina. Bueno, con eso y con la ayuda de los que siempre intentan escaquearse un poquillo pero que en todas las familias ya tenemos perfectamente identificados jajajajaja.




INGREDIENTES

· 250 gr de salmón fresco (limpio de piel y espinas)
· 250 ml de leche entera
· 1/2 cebolla
· 30 gr de mantequilla
· 100 ml de nata para cocinar
· 5 anchoas
· Una pizca de sal
· Pimienta negra recién molida



ELABORACIÓN


1. Pon la leche en un cazo y lleva a ebullición, cuando comience a hervir añade el trozo de salmón (te recomiendo que lo partas por la mitad de manera longitudinal). Retira del fuego y reserva.

2. Pela y parte en trozos lo más pequeños posible la cebolla. Pon la mantequilla en una sartén alta y lleva al fuego. Añade la cebolla y rehoga hasta que esté transparente, no queremos que se dore.

3. Añade la nata a la cebolla y cocina un par de minutos.

4. Saca el salmón de la leche, desmígalo con las manos bien limpias (aprovecha para cerciorarte de que no hay ninguna espina) y añádelo a la sartén. Salpimenta y cocina unos 3 minutos más.
Pasado ese tiempo retíralo del fuego y espera a que pierda temperatura.

5. Pon el contenido de la sartén (cebolla, nata y salmón) en el robot de cocina, añade las anchoas y 2 cucharadas soperas de la leche* donde hervimos el salmón inicialmente y tritura hasta conseguir una pasta lisa y homogénea.

6. Comprueba el punto de sal por si hiciera falta rectificarlo, coloca el paté en un recipiente con tapa y guarda en la nevera durante un mínimo de 6 horas antes de comerlo. Aunque lo ideal, al menos para mi gusto, es que esté preparado de un día para otro.
Sirve acompañado de tostadas de pan  y algún tipo de salsa (tártara o rosa por ejemplo) si te apetece.


*si quedase con una textura demasiado espesa para tu gusto, puedes añadir un poco más de leche o un poquito de caldo de verdura o pescado si lo tienes a mano.



¡ESPERO QUE OS GUSTE!


Fuente de la receta: de Rechupete



3 comentarios:

Patricia -LasCosasdemiCocina- dijo...

A mi que me encanta el salmón, me declaro muy fan de este paté!

FELICES FIESTAS!!

Las Recetas de Manans dijo...

No me gusta, me encanta.

Migas en la mesa dijo...

Soy muy fan del salmón, la verdad, me encanta... y este paté me parece sencillo y muy rico.