Salsa ranchera (ranch dressing)


Después de leer el título estaréis diciendo "¿Pero qué le pasa a esta chica en la boca?" jajajajaja.
Es que aquí nos estamos volviendo muy modernos, muy políglotas y muy de ponernos el mundo por montera porque a esta vida se ha venido a disfrutar, a ser valientes y a probar cosas nuevas ampliando horizontes culinarios.
He dicho jajajajaja.

Pero ¿Qué es el dichoso "ranch dressing" que hoy os propongo? Pues una salsa americana, muy americana. Hasta la bandera, con sus estrellas, sus barras y sus colores.
Algo muy de allí, ideal para servir acompañando platos de pollo o cerdo, patatas fritas (con las de gajo tipo McDonald's® está riquísima, puede que hasta se os escape alguna lagrimita de emoción al probarlo), ensaladas etc.
Creo que una barbacoa ("bbq" allá) no es lo mismo sin esta salsa, hace muy buenas migas con el picante y es infinitamente menos pesada que un solitario pegote de mayonesa en el plato.
También le sienta de cine a los kebab caseros, pero eso ya es harina de otro costal, otro día os lo cuento.





¿Es fácil de hacer? Sí, muy pero que muy fácil.
¿Ingredientes rarunos? No porque está todo previsto y ya sabemos preparar el único ingrediente que podía darnos guerra, el buttermilk.

Hala, pues vamos a ello.



INGREDIENTES 

· 260 gr de mayonesa (he usado Hellmann's)
· 150 gr de buttermilk (receta aquí)
· 60 gr de sour cream 
(como es difícil de encontrar podemos hacer un apaño casero mezclando 60 gr de nata fresca/espesa o crema acidificada President o de la marca Hacendado, la que viene en tarrinas, y una cucharada sopera de buttermilk)
· 1/2 cucharadita de cebolla en polvo
· 1/2 cucharadita de ajo en polvo
· 1/2 cucharadita de tomillo seco
· 1 cucharada de perejil fresco picado
· 1/4 de cucharadita de pimienta negra recién molida
· 1 cucharadita de zumo de limón
· Sal al gusto



ELABORACIÓN


1. Mezclamos todos los ingredientes hasta conseguir una crema homogenea.

2. Vertemos en un bote con tapa y guardamos en la nevera para servirlo frío.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: Sin salir de mi cocina.