MEJILLONES EN SALSA (versión II)


Ya os he contado más de una vez que en casa los domingos son los días oficiales del mejillón, nos encantan y procuro prepararlos de diferentes formas para por un lado no caer en la rutina y por otro tener cosillas nuevas que contaros.
Después de publicar hace tiempo los "Mejillones en salsa (versión I)", esta semana ha tocado prepararles variando la salsa, eso si también preparados de una forma super sencilla y muy tradicional. 
Seguro que si no les habéis probado nunca así os gustarán porque os prometo que están de vicio.
Eso si, aviso a navegantes, comprad pan si no queréis terminar discutiendo por el último trocito, si el tema escasea la cosa se pondrá dificil seguro...




Además esta salsa tiene un valor añadido que la hace muy recomendable y es que no lleva absolutamente nada de harina, la espesamos con la verdura y eso lógicamente la hace muchísimo más ligera.
¡No os la podéis perder!.

INGREDIENTES

· 1 kg de mejillones
· 1 cebolla grande
· 2 dientes de ajo
· 1/2 pimiento rojo
· 1/2 pimiento verde
· 1 tomate grande (es importante que esté maduro)
· 1 hoja de laurel
· Un buen manojo de perejil fresco
· 1 cayena (opcional)
· 1 vaso de caldo de los mejillones
· 1 cucharadita de café de pimentón (dulce y/o picante)
· Aceite de oliva virgen extra
· Sal y Pimienta negra


ELABORACIÓN

 1. Limpiamos los mejillones, eliminando las partes feas de la cáscara y los "pelos" (biso) que asoman desde el interior. Colocamos la mitad en un plato y abrimos en el microondas, programando 3 minutos a máxima potencia (aquí os dejo la receta). Lo hacemos en dos tandas, reservamos el caldo.
Si lo preferís por supuesto podéis abrir los mejillones de la forma tradicional, eso si, es muy importante en cualquiera de los casos reservar el líquido que sueltan al abrirse.

2. Mientras, picamos la cebolla, laminamos los ajos y lo vamos rehogando en una sartén alta con un chorrito de aceite. Salpimentamos, agregamos el laurel y la cayena (si nos apetece el toque picantito) y enseguida añadimos el pimiento (rojo y verde) y seguimos rehogando unos 3 ó 4 minutos más.

3. Cuando la verdura comienza a tomar color añadimos el pimentón, mezclamos bien e inmediatamente incorporamos el tomate. Rehogamos unos 2 minutos.

4. Añadimos el caldo y mantenemos a fuego fuerte hasta que rompe a hervir, en ese momento tapamos la cazuela y lo cocinamos a fuego suave durante unos 15-20 minutos.

5. Pasado ese tiempo lo probamos para corregir el punto de sal o picante si es que nos gustan "sabrosones". Vertemos la salsa en un vaso de batidora y trituramos hasta conseguir que quede fina, si está demasiado espesa aligeramos sin ningún problema con un poquito de agua hasta conseguir una salsa a nuestro gusto.

6. Colocamos los mejillones en una cazuela bajita y ancha (si tenemos una de barro quedarán estupendos), vertemos la salsa por encima y espolvoreamos con perejil fresco picadito.
Calentamos el conjunto durante unos 4 ó 5 minutos a fuego suave y ya estará listo para servir y mojar pan como si no hubiera un mañana...jaja.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.


4 comentarios:

Las chachas dijo...

Ummm que bueno. Tienen una pinta riquísima. Nos encantan los mejillones. Simplemente delicioso.

AniMayo dijo...

Pues te han quedado estupendos! Me comía una buena ración ahora mismo! :D

Bss
Con Especias

CHARO dijo...

a mi también me encanta ir haciendo nuevas versiones, así no nos aburrimos verdad?
Esa salsa está diciendo cómeme, me gusta muchísimo

Belen dijo...

Yo voy a copiarte y poner también un día del mejillón jajaja, me encantan aunque no tengo la misma suerte con el resto de la familia, así que solo cuando vienen nuestros amigos a casa disfruto como una loca, porque a ellos si les gustan. Tomo nota.
Besinos