Albóndigas de pollo en salsa cremosa de curry


Como ya os he contado en otras ocasiones tengo la gran suerte de tener un hijo de 7 años al que le gusta comer de todo y lo más importante es que se atreve a probar nuevos sabores sin ningún problema.
Por eso es fácil entender que ya le encanten las especias y en concreto una mezcla tan conocida por todos como el curry.



Bueno pues este plato que os dejo hoy es uno de sus favoritos y siempre que se lo hago triunfo, con besos y abrazos incluidos.
Quedan super jugosas, os las recomiendo sin ningún tipo de duda.

INGREDIENTES

Carne picada de pollo *
Huevo
Ajo en polvo
Perejil
Pan rallado
Harina
Cebolla
Puerro
Nata liquida (especial cocina)
Curry
Cúrcuma
Sal
Aceite de oliva virgen extra

Lo primero es mezclar la carne con huevo batido, pan rallado, ajo en polvo, perejil fresco, una pizca de sal y  pimienta. No os pongo cantidades porque lo cierto es que siempre lo hago a ojo, pero aproximadamente para 300 gr de carne uso 1 huevo y 1 cucharada de postre colmada de pan rallado.
Es muy sencillo dar con las cantidades porque la propia masa "te pide" ingredientes dependiendo de si está más o menos lígado.
Si veis que queda demasiado "líquido" incorporar un poquito más de pan y si por el contrario queda un poco tirando a "engrudo" añadir un chorrito de leche y listo.
Mezclamos bien con la ayuda de un tenedor o con las manos bien limpias hasta conseguir una mezcla homogénea y dejamos reposar un rato en la nevera (en un recipiente tapado) para que adquiera consistencia y después podamos trabajar mejor.

Sacamos de la nevera y vamos formando las albóndigas, las pasamos por harina (sacudimos el exceso) y freímos en abundante aceite de oliva hasta que estén doraditas.
Sacamos a un plato con papel de cocina para que dejen allí el exceso de grasa.
Reservamos.

Ahora vamos a hacer la salsa que es muy sencilla, tan solo debemos pochar la cebolla y el puerro picados muy fino en una sartén con un chorrito de aceite de oliva .
Dejamos que tome un poco de color, echamos sal, curry y cúrcuma (ésta última no da sabor simplemente actuará de colorante natural y le aportará un bonito tono a nuestra salsa).

Añadimos la nata (unos 250 ml para la cantidad arriba mencionada) y dejamos que se cocine a fuego bajo durante unos 5 minutos.

Vertemos en un vaso de batidora y trituramos hasta conseguir una textura fina.
Volvemos a echar en la sartén (si está muy espeso añadimos un poquito de caldo de verduras si tenemos a mano o simplemente agua), incorporamos la albóndigas y dejamos que se cocine todo junto otros 5 minutos más.

Retiramos del fuego, dejamos reposar unos minutos y ya estarán listas para servir.
Podéis probar a acompañarlas con la mezcla de arroces para guarnición de Mercadona (como yo en la imagen) o con arroz basmati, queda genial.

¡Espero que os gusten!.


*La carne de pollo la pico con la Thermomix y me resulta super cómodo; antes de nada meto las pechugas al congelador aproximadamente una hora y después las llevo al vaso y programo unos 10 segundos, velocidad progresiva de 6 a 10. ¡Es muy fácil y rápido como veis!


FUENTE: Receta propia.


5 comentarios:

Debora de lucas dijo...

UMMMM QUE SALSITA MAS RICA¡¡¡TIENEN QUE ESTAR DE MUERTE ESTAS ALBÓNDIGAS¡¡¡
BESOTES

Laura dijo...

Mmmm....riquísimo!

la cuchara de madera dijo...

Muy rica la salsa y las albóndigas, debe estar bien rico, me gusta, un beso

Clara York dijo...

¡Qué salsita!

Mar dijo...

Te quedaron jugosisimas!!! y la salsica tan cremosa y con un color...riquísimo.

Muy buena propuesta, tu receta, si señor!!