Mini pizzas con base de berenjena. Receta de pizza sin gluten


El repentino idilio que vivo con las berenjenas es fruto del descubrimiento de recetas como esta, extremadamente fáciles, sorprendentemente ligeras y por supuesto deliciosas.
Acostumbrada a ver a la berenjena como "esa especie de esponja capaz de absorber todo el aceite que le pongas por delante", descubro hace unos meses que la probrecita morada se adapta a la ausencia de materia grasa de una manera extraordinaria jajajajajaja.

Un ejemplo de ello son estas mini pizzas con base de berenjena, que están riquísimas y además no contienen gluten.


[pincha en la foto para ampliar la imagen]


Pero más allá de que seas celiaco o no (o alguien de tu entorno lo sea), tienes que probar la receta.
Estas mini pizzas con base de berenjena te van a encantar. Son un bocado delicioso, ya que su piel no resulta áspera para nada y su sabor es idéntico al de la mejor pizza que puedas imaginar.
Incluso si la berenjena y tú jamás os llevasteis bien tienes que animarte a probar esta receta.



INGREDIENTES


· 1 berenjena grande
· Tomate frito o salsa boloñesa (mejor si son caseros)
· Queso mozzarella rallado
· Orégano
· Pimienta negra recién molida
· Sal
· Albahaca fresca



ELABORACIÓN


1. Lava y seca la berenjena. Pártela en lonchas de un dedo de grosor (1.5 ó 2 cm). Colócalas sobre la tabla de madera, que habrás cubierto de papel de cocina, espolvorea sal por encima y deja que reposen durante al menos 30 minutos.

2. Saca la bandeja del horno y precalienta a 180º (arriba y abajo, sin aire).

3. Forra la bandeja con papel de horno, coloca las rodajas de berenjena (que a estas alturas habrán perdido la mayor parte del líquido que contienen por efecto de la sal) sobre la bandeja y espolvorea con pimienta negra.

4. Lleva al horno durante 30 minutos, temperatura 180º.

5. Transcurrida la media hora saca del horno, pon salsa de tomate o boloñesa casera sobre cada rodaja de berenjena (un par de cucharadas por mini pizza serán suficientes), espolvorea con orégano, cubre con queso mozzarella y lleva al horno de nuevo, esta vez durante unos 10 ó 12 minutos. O el tiempo necesario para que se funda el queso y adquiera un ligero tono dorado o gratinado.

6. Saca del horno, remata cada mini pizza de berenjena con una cantidad generosa de albahaca fresca partida en juliana, sirve y disfruta.


¡Espero que te guste!


- Consejos -

· La salsa de tomate que elijas debe ser espesa para que aguante sobre las bases de berenjena sin desparramarse durante la cocción.
· Si quieres usar boloñesa pero no tienes tiempo para cocinarla o simplemente no tienes ganas de hacerla, puedes comprarla hecha. Existen marcas bastante decentes en el mercado, no es lo mismo pero hacen el apaño.
· No escatimes en la cantidad de albahaca, juega un papel fundamental en el éxito de este plato.



Fuente de la receta: propia.

2 comentarios:

Las Recetas de Manans dijo...

Que rica y original idea.

Migas en la mesa dijo...

Me encantan! Alguna vez lo he hecho con base de patatas, o con la base típica de coliflor que tan buen resultado da...