Gomasio negro con chile, sal de sésamo



El Gomasio o sal de sésamo es uno de los imprescindibles en mi cocina, donde hace tiempo que ocupa un lugar privilegiado. Resulta super fácil de preparar, barato y muy versátil ¿No lo conoces? Te cuento.

Gomasio, término de origen japonés procedente de la unión de 2 palabras "Goma" (sésamo) y "Shio" (sal), es un condimento compuesto de sésamo blanco tostado y sal marina. Triturados conjuntamente de manera tradicional con la ayuda de un mortero suribachi, beneficiándonos así en mayor medida de todas las propiedades que le brinda a nuestro organismo el sésamo (que no son pocas, por cierto).

Las proporciones usadas van desde las 5 cucharadas de sésamo blanco tostado por 1 de sal hasta 15 cucharadas de sésamo blanco tostado por 1 de sal, dependiendo de si queremos que resulte más o menos salado.

Hoy preparamos una versión que me encanta, Gomasio de sésamo negro con chile, no tiene ninguna complicación tampoco a la hora de comprar lo ingredientes o de prepararlo y queda delicioso.






INGREDIENTES

· 10 cucharadas de postre de sésamo negro (lo encontraréis sin problema en cualquier bazar oriental o tienda de alimentación que tenga un sección de productos exóticos)
· 1 cucharada de postre de copos de chile (o guindilla)
· 1 cucharada de postre de sal marina





ELABORACIÓN


1. Ponemos una sartén a calentar y añadimos el sésamo, moviendo de vez en cuando para que se tueste de manera uniforme. Cuando comience a desprender el agradable aroma que lo caracteriza y a crepitar estará listo.

2. Retiramos de la sartén y dejamos que se enfríe.

3. Reservamos 1 cucharadita o 2 de sésamo tostado y trituramos el resto junto con los copos de chile y la sal en un mortero (ya si tuviéramos un suribachi sería la leche jajajaja) o un molinillo de café.
Esto último, lo del molinillo eléctrico, tal vez no sea el método más ortodoxo pero es el que uso (por comodidad) y debo confesarlo.

4. Una vez hemos triturado, mezclamos con las semillas de sésamo que habíamos reservado y guardamos en un tarro hermético.



¿El resultado?
Una mezcla muy aromática y con un delicioso sabor que os aconsejo usar en platos de pasta o cereales (potencia su sabor, aportando un delicado toque a frutos secos que me encanta), en la elaboración de pan, verduras o ensaladas, sopas etc...¡Todo lo que se os ocurra!

Una idea muy facilona y con la que conseguimos un aperitivo de lujo: tostamos unas rebanadas de pan, untamos ligeramente con una buena mantequilla (sin sal) y rematamos espolvoreando con una pizca de gomasio ¡Indescriptible!

Os recomiendo no preparar grandes cantidades ya que si no lo utilizamos en un periodo largo adquiere un desagradable sabor y olor a rancio.



¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: Gastronomía & Cía.