Salsa boloñesa


Sin duda, y siempre bajo mi punto de vista ¡Claro!, es una de las mejores salsas con la que podemos acompañar nuestros platos de pasta. Un sabor tradicional que nunca defrauda.




Puede que al leer los ingredientes os sorprenda la ausencia de hierbas aromáticas como el orégano o la albahaca (ya que esta salsa está destinada a acompañar pasta) pero no son necesarias en absoluto, hay personas que le añaden un poquito de salvia, laurel, romero, clavo, canela o nuez moscada...en este caso prefiero evitar todo tipo de hierbas aromáticas o especias, su sabor es muy especial tal cual no necesita adornos.
Así mismo puede que también os llame la atención el uso de la mantequilla, os aseguro que le aporta un sabor delicioso.
Por último os diré que en mi versión de esta salsa boloñesa el corte de la carne también difiere de la receta original, a mi me resulta más cómodo usar carne picada pero por supuesto podéis seguir fielmente las indicaciones originales comprando una pieza de ternera o buey y cortándolo vosotros en pequeños dados.


INGREDIENTES

· 400 gr de carne de ternera picada*
· 125 gr de panceta fresca (no bacon)
· Una cebolla
· Una zanahoria
· Un trocito pequeño de apio
· 200 gr de tomate natural triturado
· 50 gr de mantequilla
· Una cucharada sopera de aceite de oliva
· 1/2 vaso de caldo
· 1/2 vaso de leche 
· 1/3 de vaso de vino tinto o blanco (el que prefiráis)
· Sal y pimienta negra o blanca (ambas van genial en esta receta)


ELABORACIÓN

1. Partimos la panceta en trocito pequeños y la ponemos a rehogar en una sartén alta con la mantequilla y la cucharada de aceite de oliva.
Cocinamos a fuego medio para que vaya soltando su grasita y quede crujiente y dorada.

2. Incorporamos la cebolla, la zanahoria y el apio picados muy pequeños, movemos y dejamos que se cocine muy despacito.

3. Cuando vemos que la cebolla comienza a transparentar y a ponerse "melosa" añadimos la carne (que habremos salpimentado al gusto), subimos el fuego, mezclamos bien y rehogamos para que la carne se tueste ligeramente, esto rustido le dará un sabor muy especial a nuestra salsa.

4. Cuando la carne coge color añadimos el vino y dejamos que se evapore el alcohol.

5. Es el momento de añadir el tomate que habremos mezclado con el caldo, bajar el fuego y cocinar muy despacito durante unos 40-45 minutos.
Durante ese tiempo iremos incorporando la leche en pequeñas cantidades y lo moveremos frecuentemente.
Dejamos reposar unos minutos y ya está lista para servir junto a nuestra pasta favorita.

*Podéis doblar las cantidades de todos los ingredientes y congelar la salsa en recipientes de diferentes tamaños según el número de raciones que después os interese usar, queda de lujo y resulta muy práctico.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.

3 comentarios:

señorita mandarina dijo...

que te voy a decir si es mi salsa favorita
http://senoritamandarina.blogspot.com/

Mil Delicias dijo...

Hola.
Cosas de internet, buscando información sobre la batidora silvercrest del Lidl he acabado en tu blog y ¡me encanta!
Mira, algo tengo ya que agradecer a esa batidora aunque no la tenga en casa :)
Me hago seguidora de tu blo para no perderme nada de nada porque me parece muy interesante.
Nos vemos por la red.

mar dijo...

HOla Silvia! vaya plato más rico! oye puede ser que he leído en algún sito d tu blog que vives en Liencres o lo he soñado? jajaaj. ahi tengo una amiga...liencres me encanta. Teniamos que organizar un dia una quedada bloguera de cántabras verdad? un besuco