Pastel de pescado de roca

El tipico pudin de cabracho que todos hemos comido mil veces untado en biscotes y acompañado de salsa rosa...



...pero esta vez lo hemos presentado un poquito diferente para que parezca que ha nacido ayer, eso si cada bocado recuerda que esto está inventado hace mucho tiempo y que es un maravilloso invento.
Me parece una presentación ideal para estas Navidades.


INGREDIENTES

· 750 gr de pescado de roca (cabracho, cabra...)
· 1 cebolla
· 2 dientes de ajo
· 1 ramillete de perejil
· Pimienta negra en grano
· 1 zanahoria
· 1 puerro
· Un poquito de vino blanco
· 1/2 vaso del caldo de cocción
· 200 ml de nata para cocinar (18% M.G)
· 1/2 vaso de tomate frito casero
· 3 huevos
· Sal
· Aceite de oliva

-Para el molde:
Mantequilla y un poquito de pan rallado


ELABORACIÓN

Lo primero es poner a cocer el pescado en agua con un chorrito de aceite, una pizca de sal, los granos de pimienta, cebolla, puerro, ajo, zanahoria, perejil y un poquito de vino blanco.
Lo dejamos desde que rompe a hervir unos 20 minutos, reservamos hasta que se temple para poder quitar la piel y espinas y desmigarlo.

Una vez está desmigado (asegurándonos que no hay espinas) lo trituramos junto con el caldo, el tomate, los huevos y la nata.
Probamos para ver como está de sal.
Lo batimos hasta que emulsiona un poquito pero sin pasarnos para que después notemos el pescado al comerlo...bueno estoy pensando que esto es para gustos, habrá gente que prefiera que le quede textura fina, así que deberá batirlo más, aquí cada uno que decida a su gusto.

Ahora es el momento de precalentar el horno a unos 170º, arriba y abajo.

Untamos un molde (el que tengáis, tipo plum cake o de corona) con un poquito de mantequilla y lo ponemos pan rallado, sacudimos el exceso.
Añadimos la mezcla y metemos el molde en una fuente de cristal  (donde hacemos lasaña, por ejemplo) para cocinarlo al baño maría.

El tiempo es variable, yo os diría que entre 50 y 60 minutos, es preferible hacerlo a baja temperatura durante más tiempo que ponerlo a toda mecha y que se nos queme.

Si veis que se os dora demasiado por encima podeis tapar la superficie con un poquito de papel de aluminio para que no se forme "costra".

Cuando creemos que está listo probamos pinchando con un cuchillo, si sale limpio está.
Ahora esperamos a que se enfrie antes de desmoldar y a disfrutar.


Animaros a hacerlo porque está de lujo, igualito que el mejor que hayais comido en un restaurante.
Ya me contaréis que os parece.

¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia

4 comentarios:

Carmen dijo...

Silvia me chifla esta receta. Yo la tengo para comer hoy. La voy a presentar como tu...voy a dar el golpe. Me encanta !!!!

CARMEN dijo...

muy buena receta y mejor presentación y a estas horas mi tripa hace algo raro al ver estas cosas
besitos

Gypunto dijo...

A mí me pasa lo que a Carmen, que las tripas me hacen guru guru jajajaja y eso que acabo de cenar!...pero haría un hueco para un poquito de pastel porque me encaaaaaannnntaaaa!!!

Ana dijo...

Me encanta el pastel de cabrachos!
Untado en tostaditas y con un poco de mahonesa!Mmmm.
Tu presentación,estupenda!!
Te felicito!
Saludos!