Espiralizador de verduras. Cómo hacer espagueti vegetales, 'zoodles' o 'courgetti'


En la cocina hay inventos e inventos, algunos ni fu ni fa, otros parecen sacados del infierno y después están los inventazos —que son los que a nosotros nos interesan—. El que hoy ocupará nuestra atención —el del nombre raro que has leído en el título del post, el espiralizador de verduras— se convertirá en un imprescindible de tu cocina desde el mismo instante que cruce el umbral de tu puerta. Hazme caso, no exagero ni una pizquita.


No es un potro de tortura, aunque lo parezca. Es el espiralizador de verduras de LURCH.


¿Para qué sirve?
Pues para obtener 'espagueti vegetales' —¿No los probaste aún? ¡Maravilloso descubrimiento, ya lo verás!— que después resultarán estupendos en un montón de recetas* muy divertidas, diferentes y sobre todo muy, muy saludables y deliciosas.

*yo iré publicando todas las que prepare para darte ideas

¿Qué verduras puedo usar para conseguir los tallarines/espagueti vegetales o 'zoodles'?
Funciona estupendamente con calabacín, pepino, zanahoria (en este caso deben ser de tamaño grande), patatas o batatas —que después usaremos fritas—, Daikon o rábano japones, remolacha cruda o manzana. Yo también lo uso con cebolla y pimiento para hacer finas tiras que utilizo en salteados —tipo wok— o en ensaladas.

¿Cómo se utiliza?
Tan solo debes lavar (sin pelar en caso de calabacines, manzanas o pepinos), cortar en un trozo cilíndrico que se adapte al tamaño, colocar en el aparato y darle a la manivela como si no hubiera un mañana.
Lo importante es que las piezas que elijas estén muy frescas para que tengan la consistencia 'crujiente' adecuada y el resultado sea el deseado. Y que no intentes experimentos con verduras o frutas demasiado 'jugosas' o conseguirás puré en lugar de tallarines.

¿Desperdiciaré demasiada verdura cada vez que lo use?
No, para nada, el desperdicio es mínimo. Además los trocitos que quedan sin espiralizar siempre puedes utilizarlos en guisos o cremas de verduras.

¿Es fácil de usar?
Sí, su funcionamiento es extremadamente sencillo, el aparato en cuestión tiene menos ciencia que el mecanismo de un chupete. Cualquiera, sea cual sea su nivel de conocimientos culinarios, podrá utilizarlo. Incluso niños —siempre que estén acompañados de un adulto que supervise el tema—, ya que no es necesario ejercer apenas fuerza para que funcione.

¿Qué precio tiene?
Yo lo compré en Amazon y me costó 27,10€, elegí esta marca y modelo* porque me pareció —después de mucho indagar sobre el tema— el más apropiado. Creo firmemente que acerté de lleno, por eso te lo recomiendo tan efusivamente, pero lo mejor será que eches un vistazo (aquí tienes todas las opciones) y busques el espiralizador que más te guste y mejor se ajuste a tus necesidades.

*lleva unas potentes ventosas en las patas que evitan que se deslice mientras lo usas y 3 tipos de cuchillas intercambiables para diferentes cortes (espagueti fino, espagueti ancho y tiras tipo tallarines)

¿Resulta engorroso limpiarlo después de cada uso?
No, es práctico, tan solo deberás aclararlo un poco bajo el grifo, dejarlo escurrir para que se seque y listo.

¿Y este trasto qué tamaño tiene?
No voy a engañarte, ocupar ocupa, sí. Al menos el que yo he comprado.
No es que vayas a necesitar poner una estantería más en la cocina para colocarlo pero sí que necesita un hueco. Pero, afortunadamente, también existen modelos bastante más pequeñitos (como éste, por ejemplo) que resultan mucho más 'apañaos' cuando no sobra el espacio.

¿Merece la pena la inversión?
Mi respuesta es un 'SÍ' rotundo, este espiralizador de verduras vale cada céntimo que cuesta.
¡Es una verdadera maravilla que cambiará tu vida! —bueno igual tanto no, pero no te defraudará, te lo garantizo—.

¿En serio están de moda?
Busca la etiqueta #zoodles o #courgetti en Instagram para que puedas hacerte una idea de todo el partido que le puedes sacar a un espiralizador de verduras. Y de paso alucina con un colorido y sanísimo mundo de verduras en forma de espagueti o tallarines, acompañados de sabrosas —y ligeras, aunque no te lo creas— salsas, que te causarán impacto inmediato, ya verás.
Ingredientes frescos y sencillos (como aguacate, frutos secos, tomate deshidratado, salmón, pollo, hierbas frescas y especias, salsa de soja etc.) y elaboraciones muy básicas y sin ningún tipo de complicación, son los rasgos que definen esta nueva —y claramente saludable— tendencia que se impone en nuestras mesas.

¿No termina de convencerte? ¿Crees que va a convertirse en un trasto inútil más en tu cocina? ¿Te da miedo no saber utilizarlo? ¿Necesitas verlo en acción para convencerte?
Te entiendo, así que voy a dejarte un vídeo para que veas lo facilón que resulta —¡Pero si hasta da gustirrinín!— hacer unos espaguetis de calabacín o pepino con un espiralizador de verduras de este tipo.





¡Espero que te haya resultado útil!


3 comentarios:

Noe mipasioncocinar dijo...

Pues es cierto que últimamente he visto este tipo de herramientas, realmente no se si lo usaría mucho aunque tu dices que sí y que pondrás recetas para darnos ideas a día de hoy si me compraría uno pero más pequeño eso si si luego veo que puedo hacer muchas recetas me cogería el más grande jaja así que me quedo al pendiente de ver recetitas e ideas tuyas,besos

Ángela Alonso Moreno dijo...

Super útil la verdad! Yo no tengo esa herramienta en concreto pero sí un afila para hacer espaguetti y me flipa!

Angie

Anónimo dijo...

K maravilla, yo no la tengo pero igual hay k pensar en comprar una...