Pasta de ajo y jengibre. Receta para cocina india y oriental


Hoy incluimos un nuevo elemento en nuestro "fondo de armario", una combinación excepcional de 2 productos fascinantes, tanto por sus cualidades [ambos destacan por la lista de beneficios para la salud que se les atribuye; analgésicos, anti-cancerígenos y anti-inflamatorios entre otros] como por su inconfundible y delicioso aroma y sabor.

La pasta de ajo y jengibre es un ingrediente muy utilizado tanto en la gastronomía india como en la oriental. Resulta fundamental como base de sofritos en innumerables guisos, aunque también se usa en crudo para rematar algunos platos. Si te gusta su sabor, seguro que encontrarás mil opciones donde incluirlo. 

Puede que encuentres la pasta de ajo y jengibre ya preparada en supermercados especializados, pero yo sin duda te recomiendo hacerla en casa. Su preparación es tan fácil que no te llevará más de un par de minutos.




Para comenzar a utilizar nuestra pasta de ajo y jengibre os dejo una idea [además 100% vegetal] que probamos ayer y nos encantó; tan solo necesitarás un brócoli separado en arbolitos y cocido al vapor, 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, 1/2 cebolla cortada en pluma, una cucharadita de postre de pasta de ajo y jengibre, una cucharada colmada de curry en polvo y un poquito de agua.
Pon en la sartén el aceite, saltea la cebolla, añade la pasta de ajo y jengibre y cocina unos 5 minutos. Incorpora el curry, mezcla y añade el agua. Cocina a fuego medio-fuerte durante otros 6 minutos más. Añade el brócoli, mezcla cuidadosamente para que no machacarlo, cocina 2 minutos más y retira del fuego.
¡Queda riquísimo! Con un ligero toque picante que le imprime un carácter único. Os lo recomiendo.



INGREDIENTES

· 130 gr de ajo
· 130 gr de jengibre fresco
· 1 ó 2 cucharadas de agua

(por supuesto puedes hacer más o menos cantidad de pasta de ajo y jengibre dependiendo de tus necesidades)


ELABORACIÓN


1. Pela los dientes de ajo y el jengibre.

2. Pon en un robot de cocina y tritura junto al agua o ralla y mezcla en un cuenco con un poquito de agua hasta formar una pasta homogénea.

3. Coloca la pasta en un bote con tapa [yo he usado uno de mermelada] y guarda en el frigorífico [te recomiendo usarlo en un plazo de 2 ó 3 días] o pon porciones en una cubitera pequeña y congela para que se conserve perfecto durante un periodo de tiempo más largo. Así siempre tendrás pasta de ajo y jengibre a mano y lista para usar en cualquier momento.






¡ESPERO QUE TE GUSTE!

Fuente de la receta: propia.


No hay comentarios: