Ajo asado aromatizado y queso Camembert


Un aperitivo informal o tal vez muy formal, por qué no. Un aperitivo para compartir, para disfrutar con una copa de vino y para servir ahora en otoño cuando encender el horno ya no da tanta pereza.
Un entrante fácil de hacer y muy original, con una presentación diferente que propicia el "arremolinamiento" de amigos alrededor de la mesa jajajajajaja.
Vale, no es la elección más acertada para una primera cita o una importante y comprometida comida o cena con tu jefe, pero pobrecillo ajo merece sin duda que lo pruebes de esta manera en cuanto encuentres la ocasión idónea.





INGREDIENTES

· 2 cabezas de ajo
· 40 gr de mantequilla
· 80 ml de aceite de oliva virgen extra
· Un chorro de vuestra miel favorita (unas 2 ó 3 cucharadas soperas)
· 2 ramas de romero fresco
· 3 hojas de laurel
· Sal en escamas
· Pimienta negra recién molida

1 queso Camembert
Pan de hogaza, baguette o una mezcla de diferentes tipos.


ELABORACIÓN


1. Corta las cabezas de ajo por la parte superior y colócalas hacia abajo en una fuente de cristal apta para horno.

2. Pon a su alrededor las ramas de romero y las hojas de laurel (previamente lavadas y secas).

3. Parte la mantequilla en 3 ó 4 trozos y dispón alrededor del ajo. Añade el aceite por encima.

4. Vierte un chorro generoso de miel sobre todo el conjunto, como unas 2 ó 3 cucharadas soperas estará bien.

5. Termina añadiendo sal en escamas y pimienta negra recién molida, no seas tacaño con ninguno de los 2 ingredientes.

6. Lleva al horno precalentado entre 180º y 200º (dependerá de cada horno) durante unos 40-45 minutos.

7. Saca el queso Camembert de la caja donde viene, desecha la tapa, elimina el plástico que lo envuelve y la pegatina que lo sella. Vuelve a poner el queso en la base de la caja, hazle un corte en forma de cruz en la parte superior y reserva.
Mételo al horno cuando queden unos 12 minutos para finalizar la cocción del ajo.

¿El resultado? Un dorado, cremoso y estupendo ajo asado. Suave y delicioso.
Y un queso de pasta blanda que se convierte en una untable maravilla. No podrás parar de comer.
¿Cómo lo sirves? Muy sencillo, corta rebanadas del pan que más te guste (hogaza, baguette, de cereales, maíz, semillas o pasas. Que cada uno elija su favorito o un poco de cada) y tuéstalas, unta queso Camembert fundido sobre el pan, remata con un poquito de "carne" del ajo asado y disfruta.
Sirve con un vino rico y prepárate para ser el centro de todos los elogios jajajaja.






¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: Lorraine Pascale.


6 comentarios:

Las Chachas dijo...

Pero qué bueno!! Una estupenda idea que nos llevamos ahora mismito!!
Un saludo de las chicas de Cocinando con Las Chachas

carmen - Rezetas de Carmen dijo...

Muy original este aperitivo o tapa!!!
besos,

Noe mipasioncocinar dijo...

Ayy madreee pero que bueno tiene que estar, desde luego que tomo buena nota de la receta, se que muy pronto tendrá sitio en mi mesa, me va a encantar, me parece3 super original,distinto y delicioso sin lugar a dudas,besos

Marieta dijo...

Madre mía, qué cosa más rica con lo que a mi me gusta el ajo y además no creo que huela mucho una vez asado ¿verdad?. De todos modos la receta me gusta mucho y va a caer pronto, seguro.

Migas en la mesa dijo...

Me encannnnnnnnnnnnnnnntan los ajos asados! Y con todo esto, seguro que me los comía así, directamente sin ningún miramiento.

Magdalena Troncoso dijo...

Ummm se que esta receta me encanta