MASALA CHAI concentrado


Lo que os traigo hoy dista kilómetros de las recetas a las que os tengo acostumbrados pero creedme es tanto o más útil que cualquiera de lo que os haya contado hasta ahora.
Quedaos conmigo porque creo que os va a gustar, sobre todo a los amantes de las especias y/o el Té.

¿Os suena el Masala Chai? es una bebida típica del sur de la India, consiste en una mezcla de té negro, leche y especias como pimienta, cardamomo, jengibre, canela y clavo de olor. Es muy consumida popularmente y puede adquirirse en las calles a través de los vendedores llamados Chai Wallahs.
Yo lo descubrí hace relativamente poco, tengo que reconocer que no soy demasiado amiga del té (bueno en realidad no soy amiga de las infusiones en general, hemos intentado establecer contacto en varias ocasiones pero la cosa no termina de cuajar jaja) y ello motiva que nunca me haya adentrado en el estupendo mundo que le rodea.

El caso es que un día de manera fortuita di con esta receta para preparar Masala chai concentrado y los ingredientes me sedujeron desde el primer instante por lo que obviamente me decidí a probar.
¿Resultado? en casa me hicieron la ola y ahora me animo a tomar té hasta yo.
Vaya por delante que ésta es la opción de una absoluta inexperta en el tema (osea yo) únicamente válida para recién llegados al universo "Té" como yo...




¿Cómo podemos usarlo? es muy sencillo,
Cuando preparamos un té negro le añadimos una cucharada de postre de este Masala Chai Concentrado y un poquito de azúcar moreno (o el endulzante que usemos habitualmente) movemos para mezclarlo y listo para tomar.
Ideal para poner en unos tarritos chulos y regalar a nuestra familia y amigos para que vean todo lo que les queremos y lo mucho que nos acordamos de ellos (peloteo puro y duro jaja)
¡Es una verdadera delicia! estoy deseando que lo probéis así que no me enrollo más y voy al lío.


INGREDIENTES*

· 200 gr de leche condensada
· 1 cucharadita de canela
· 14 vainas de cardamomo (las semillas del interior)
· 8 clavos de olor
· 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
· 1 vaina de vainilla (las semillas del interior)
· Un trocito de anís estrellado
· Una pizca de pimienta negra
· Una pizca de nuez moscada


ELABORACIÓN

1. Molemos bien con la ayuda de un mortero (o de un molinillo eléctrico de café si tenemos el día perezoso) el interior de las vainas de cardamomo, los clavos de olor y el trocito de anís estrellado.
Procurando dejarlo reducido a polvo lo más fino posible.

2. Ponemos en un bowl la leche condensada y le añadimos la mezcla de de especias del mortero, la canela, el jengibre en polvo, el interior de la vaina de vainilla, una pizca de pimienta negra y una pizca de nuez moscada.

3. Mezclamos bien y guardamos en un tarro hermético que conservaremos en la nevera para usar siempre que nos apetezca darnos un delicioso y aromático homenaje.

Ni que decir tiene que esta ha sido la combinación de especias y la proporción que yo he elegido, atreveos a variarla sin problema hasta conseguir la que os guste y mas felices os haga.






¡ESPERO QUE OS GUSTE! 

Fuente de la receta: Filosofía de sabor


3 comentarios:

Ana Melm dijo...

Me encanta.

En casa lo preparo casi igual, es un té que me fascina a pesar de que igual que tú no soy excesivamente amante de las infusiones... pero está tan delicioso con todas esas especias...

Adassa Ventura dijo...

Qué ricura de té!! Yo la verdad que sí que soy muy fan de las infusiones en general.

Hace unos meses mi Madre me regaló té chai (en este caso era verde con especias). El resumen es que estaba tremendo pero le sacaron los ojos, por lo que no me pareció que valiera la pena pagar tanto.

Con esta recetilla me das una alegría para el body XD

muchas gracias !!!

Un beso! :)

Cocina con Ann dijo...

Riquisima esta receta ;)