Garbanzos con callos

Aquí en Cantabria estamos disfrutando, en lineas generales, de un otoño ideal. Temperaturas suaves (incluso muy altas algunos días), lluvia casi inexistente y días de sol que animan y hacen muchísimo más llevadero un mes tan soso como noviembre (al menos a mi me parece muy soso).
El caso es que con un panorama así los platos de cuchara casi ni han apetecido y la temporada de recetas más ligeras como ensaladas este año se está alargando casi sin darnos cuenta.

Bueno pues este fin de semana la cosa cambia, los meteorólogos anuncian un temporal de frío e incluso nieve (en Santander nieve no pero agua como para regalar) de agárrate que vienen curvas así que me pongo las pilas y os cuento como preparo un guiso tradicional y buenísimo que calienta al alma y no deja tiritando el bolsillo.




Esta receta es mu fácil de hacer, lo más complicado es preparar los callos (que tampoco lo es, pero bueno) por eso lo haremos con antelación, pudiendo hacer más cantidad de la que vamos a necesitar y así congelar y tenerlos listos en cualquier momento.

INGREDIENTES

· 400 gr de garbanzos secos
· Unos 500 gr de callos guisados (receta aquí)
· 1 zanahoria
· 1 puerrro
· Una pizca de sal
· Agua

ELABORACIÓN

1. Lo primero, como os comentaba más arriba, es preparar los callos el día anterior, es lo único laborioso y que os va a robar un porquillo de tiempo en esta receta.
Os dejo el enlace donde encontraréis como preparles de la forma tradicional o en la versión más rápida y cómoda si tenéis prisa.

2. En segundo lugar pondremos los garbanzos a remojo la noche anterior.

3. Una vez han estado a remojo, escurrimos el agua y ponemos los garbanzos en la olla rápida, cubrimos de agua, añadimos la zanahoria y el puerro, una pizca de sal y cerramos.
Cocinamos durante aproximadamente 35 minutos (estoy alucinada con mi olla porque en 20 minutos, contando desde que sube la válvula, estaban listos).

4. Una vez que la olla pierde la presión y podemos abrirla "rescatamos" los garbanzos con una espumadera* y les echamos en otra cazuela donde habremos calentado ya los callos a fuego muy suave.

5. Añadimos parte del caldo de la cocción de los garbanzos, echaremos más o menos cantidad dependiendo si queremos un guiso más o menos espeso y dejamos a fuego muy suave durante unos 10-12 minutos más.

6. Probamos, rectificamos el punto de sal si fuera necesario y listo para disfrutar.

  *la zanahoria y el puerro no lo vamos a usar, pero no lo tiramos porque podemos aprovecharlo para batirlo con un poquito del mismo caldo de la cocción de los garbanzos y hacer una sopa o crema ligera muy rica. Ideal para la cena

Dudas:
· ¿Puedo usar los garbanzos de bote?
Si, puedes, eso si deberás elegir unos de cierta calidad y si el guiso necesita caldo puede añadir si tienes casero o simplemente echar un poquito de agua.
· ¿Puedo usar callos de los que venden cocinados?
Por poder puedes pero lógicamente ya no será los mismo, es preferible que te decantes por la versión rápida de mi receta de callos con chorizo que verás que fácil es.
· ¿Puedo variar la proporción de garbanzos y/o de callos?
Si, puedes hacerlo sin ningún problema, es más puedes decidir si quieres preparar "Garbanzos con callos" o "Callos con garbanzos".


¡ESPERO QUE OS GUSTEN!

Fuente de la receta: propia
Agradecimientos: Kuhn Rikon


4 comentarios:

Cuky´s Cookies dijo...

Tienes razón. Aquí en Asturias también van apeteciendo platos de cuchara...y sopitas para cenar, y manta y sofá...
Estos garbanzos tienen una pintaza así, nada más verlos, que ya te apetece coger un platito y ponerte a zampar viendo llover fuera =)
Un beso dulce!^^

Belen dijo...

Te puedo asegurar que os llega lluvia, ya sabes que las borrascas recorren el norte, pues aquí en Asturias ya han caído las temperaturas un montón y llueve de lo lindo. Así que podemos ir poniendo los garbanzos a remojo, que este es un plato de esos para entrar en calor.
Buen finde

Naroa Calatayu dijo...

Hola, he dado con tu blog, y me ha encantado tus propuestas, asi que si me permites me quedo por aqui, y te invito a visitarme en el mio http://madamenaroa.blogspot.com/ , saludos desde Uruguay, Sudamerica

Ana Melm dijo...

Como me recuerdas a aquellos tiempos en los que, la que por suerte para las dos ya no es mi suegra :), le traía al que tampoco es ya mi marido, los tapers llenos a rebosar de callos porque "la rancia esa no te los hace... solo sabe comer tonterías"

Es cierto, con mi colesterol los callos son un lujo fuera de mi alcance, pero no negaré que están para chuparse los dedos...