RABAS DE MAGANO (calamares fritos o a la romana)


Siendo de Santander ésta es otra de esas recetas que ya estaba tardando en traeros, muy sencilla, únicamente consiste en contaros la forma en la que preparamos en casa las Rabas, esa maravilla que tanto nos gusta por aquí y que cada fin de semana se convierte en protagonista de las quedadas con amigos a la hora del aperitivo.
Todos los que somos de por aquí tenemos un recuerdo común, cuando eres pequeño (y no tan pequeño, cuando ya vas con tus padres a "regañadientes") salir todos los domingos a comer las rabas, unos caracolillos (o bígaros como seguro que les conocerás si no eres Cántabro) y un mosto.
¿A qué a los que sois de aquí os suena lo que os estoy contando?...




Ahora que no soy ninguna niña estoy convencida que el mejor plan del mundo es tomarse un Vermú de solera con una buena ración de rabas en una terraza soleada y rodeado de la gente a la que quieres, ¡eso si que es vida!, un verdadero lujazo.
El caso es que como nosotros tenemos la gran suerte de disponer de amplia terraza propia muchas veces preparamos en casa las famosas rabas, ponemos el Vermú a enfriar y montamos una fiesta en un momento...
Son muy fáciles de hacer, os animo a probarlas:


INGREDIENTES

· Un magano bien fresco y hermoso (o calamar para los que no sois de Cantabria)
· Harina 
· Aceite de oliva suave
· Sal
· Limón para acompañar (totalmente opcional)

ELABORACIÓN

1. Limpiamos bien el magano y le partimos en tiras de un cm de ancho aproximadamente, separamos los tentáculos de uno en uno pero dejándoles enteros (quiero decir que no les partimos) y las aletas las partimos por la mitad.

2. Una vez lo hemos troceado lo colocamos en un plato que habremos cubierto con papel absorbente y lo secamos muy bien, este detalle es muy importante para que queden perfectos.

3. Cuando están bien secos salamos y enharinamos ligeramente, sacudimos para eliminar el exceso de harina y reservamos en otro plato.

4. Ponemos una cantidad muy generosa de aceite de oliva suave en una sartén y llevamos al fuego, cuando está bien caliente añadimos los trozos de magano (en tandas para que no descienda demasiado la temperatura del aceite si vamos a freír mucha cantidad) y freímos hasta conseguir que esté ligeramente dorado (evitar freírlo demasiado o perderán toda su gracia, además correremos el riego de que se queme la harina lo que supondría un verdadero desastre)
Mientras están en el fuego separamos los trozos con la ayuda de una espumadera para que no se peguen y conseguir una presentación mucho más atractiva.
Sacamos (intentando escurrir un poquito el aceite), emplatamos y llevamos a la mesa estas deliciosas rabas para disfrutarlas cuando aún están bien calientes.


¡ESPERO QUE OS GUSTEN!

Fuente de la receta: propia.
Agradecimientos a Mule Carajonero.

4 comentarios:

Las chachas dijo...

Que receta tan rica...nos encanta. Para cenar con una buena ensalada queda genial. Estamos de sorteo y nos gustaría que participaras, aquí te dejamos el enlace por si te apetece:
http://cocinandoconlaschachas.blogspot.com.es/2013/06/gracias-nuestros-400-seguidores-sorteo.html

Ana dijo...

Buenísimos y en un bocata ni te cuento!!!
Besos

Mil Delicias dijo...

Genial y riquísimo.
Y preciosa Santander. Ahora mismo, mientras escribo esto estoy en ella.
:)

Mar Izvaz dijo...

Que buenos que te han quedado!! Yo no los he hecho nunca y tienen una pintaza!!