POLLO guisado GÜELITA


Hoy me vais a permitir que dedique esta receta a mi abuela Amelia (para mi, GÜELITA), hace muchos años que por desgracia ya no está con nosotros pero todos hijos, nueras, yernos, nietos y bisnietos seguimos recordándola con todo nuestro cariño.
Excelente esposa y madre, abuela de 10 y la "bisa" más marchosa del mundo, sin duda una gran persona.
Todos coincidimos en lo mismo: "¡Que buena era la abuela Melia!".

Además cocinaba estupendamente, como la mayoría de mujeres de su generación, con el mérito añadido de hacerlo con ingredientes muy humildes (y escasos por lo general) lograban día tras día dar de comer a su prole maravillosamente bien.
A todos nos encantaban cualquiera de los platos de la güelita Melia, cocinaba unas albóndigas impresionantes, las rosquillas las hacía de fábula y lo que os vengo a contar lo bordada: su pollo de corral guisado era épico.
Ir a su casa nos encantaba y por supuesto que la abuela nos preparase la comida mientras nos contaba con su gracia y salero historias de otro tiempo era siempre una gozada.

Hoy 2 de mayo cumpliría años y por ello hemos pensado que merece que la recordemos de una forma especial preparando esta receta de pollo, buque insignia de su cocina con el que tantas veces nos hizo disfrutar.




Y como aquí a lo que venimos es a cocinar me pongo manos a la obra ya  para que veáis que resultado tan bueno podemos conseguir con 4 ingredientes de nada.

INGREDIENTES

·1 pollo de corral troceado*
·5 ó 6 dientes de ajo
·Un ramillete hermoso de perejil
·Vino blanco
·Agua
·Aceite de oliva
·Sal

ELABORACIÓN

1. Salamos los trozos de pollo y vamos dorándoles bien por todos los lados en una sartén con un buen chorro de aceite de oliva. Lo haremos en tandas para que queden con un bonito color.
Cuando están listos les sacamos directamente a la cazuela donde vayamos a hacer el guiso y reservamos.

2. Picamos y machamos en el mortero los dientes de ajo, que no os parezcan mucho porque no los son y además su presencia es fundamental en el plato.

3. Una vez están bien majados les echamos en la sartén donde hemos dorado el pollo si el aceite está limpio si por el contrario tiene demasiadas impurezas lo desechamos, limpiamos la sartén y ponemos un chorrito de aceite nuevamente.

4. Antes de que se dore el ajo añadimos el perejil (que habremos cortado un poquito y machacado también un poco en el mortero para sacar completamente su aroma) junto con el vino blanco (una medida del mortero) y dejamos que se evapore el alcohol manteniéndolo a fuego muy fuerte.
Añadimos un poquito de agua (1/3 de medida del mortero) y vertemos sobre el pollo que teníamos en la cazuela.

5. Tapamos (este detalle es muy importante para que el guiso quede jugoso y no tengamos que añadir más caldo), comprobamos el punto de sal de la salsa y cocinamos durante unos 40-45 minutos (o hasta que el pollo esté tierno) a fuego muy suave.

6. Dejamos reposar unos minutos y listo para servir, os recomiendo no complicaros demasiado la existencia buscando guarniciones "in", con unas patatas fritas de las de toda la vida será como más disfrutaréis de este guiso de pollo tan casero.


¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: familiar elaborada con la inestimable colaboración en temas técnicos de mi hermano Alfonso G. Fernández.


*Por cierto ya se que la receta de hoy va a ir cargada de menciones y saludos pero como bien dice el refrán: "Es de bien nacidos ser agradecidos" y yo en este caso quiero serlo por eso mando un besazo a Samantha y a Sandra que son dos chicas encantadoras que me atienden en la sección de carnicería del Lupa de la S-20 aquí en Santander. Más majas que las pesetas y unas estupendas profesionales que me preparan genial y con una sonrisa los cortes de carne que necesito en cada momento.

6 comentarios:

como agua para chocolate dijo...

Dí que si hay que recordar a la gente que queeemos. Muy bueno el pollo :). Besotes

Juan Antonio S. dijo...

Bonito recordar a nuestros abuelos, todos ellos gente maravillosa que por lo general no ha tenido una vida fácil.
Un abrazo Silvia, siempre es un placer leerte.

Ana Campos-hechoenlapropriété dijo...

Como me gustan estas recetas, es un lujo, tiene un aspecto increible. Me quedo por aquí sin dudarlo. Un besazo.
http://hechoenlapropiete.blogspot.com.es/

sammyleejons dijo...

Gracias por acordarte de nosotras Silvia...siempre es un placer atenderte..tu sonrisa y simpatia hace que nuestro esfuerzo merezca la pena!Mil besos! Samantha Y Sandra

helen dijo...

Me encanta tu blog, he estado echando un vistazo y me quedo como seguidora, para no perderme ni una de tus recetas. Te invito a pasar el mio, y a que te quedes si te apetece:

http://hoycocinahelen.blogspot.com.es/

Un saludo

Mina S.F. dijo...

Me encantan estas recetas familiares, gracias por compartirlas...Y me quedo por aquí, me encanta tu blog...!!!
Besos