Carrilleras de cerdo al Oporto


Como ya sabréis todos las carrilleras de cerdo son los músculos de la mandíbula del animal, los "mofletes" vamos.
Su carne es extremadamente jugosa y gelatinosa. ¡Están de lujo! y aunque formen parte de la categoría conocida como "casquería" os animo a probarlas (os guste o no la casquería) porque la textura de su carne es increíble.





INGREDIENTES

8 carrilleras de cerdo 
1 cebolla pequeña
1 puerro
1 zanahoria 
2 dientes de ajo
Harina
600 ml de vino de Oporto*
200 ml de agua (aproximadamente)
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta negra
Sal

ELABORACIÓN
1. Aclaramos las carrilleras con un poquito de agua y eliminamos los posibles restos de grasa.
 Las salpimentamos y pasamos por harina (sacudiendo el exceso).

2. Ponemos una cazuela (antiadherente) alta y amplia al fuego con unas 6 cucharadas soperas de aceite, calentamos y doramos las carrilleras para sellarlas y que queden jugosas.
Cuando hayan tomado color las sacamos a un plato y reservamos.

3. Rehogamos la verdura en esa misma cazuela para aprovechar todos los jugos que ha soltado la carne, mientras lo vamos salteando "rascamos" el fondo con una cuchara de madera (¡por supuesto! no la liemos y vayamos a rayarla) para despegar todos los restos tostaditos que hayan quedado, le dan al guiso un toque muy rico.
Echamos un poco de sal.

4. Cuando la verdura está pochadita añadimos el vino tinto y de Oporto y dejamos 3 ó 4 minutos que hierva a fuego muy fuerte para que se evapore el alcohol.

5. Añadimos las carrilleras y el agua, hasta que quede cubierto*.
Bajamos el fuego, tapamos y dejamos cocer a fuego medio-bajo. A los 30 minutos destapamos y dejamos que siga cociendo hasta que las carrilleras estén tiernas y la salsita haya reducido. Unos 45-50 minutos deberían ser suficientes.

6. La salsa podemos dejarla tal cual, pasarla por el pasa puré o simplemente colarla para que quede con una textura muy ligerita. Lo mejor será que elijáis la fórmula con la que más cómodos os vayáis a sentir a la hora de comerlo, ya se sabe que cada persona es un mundo.

7. Dejamos reposar y servimos con  nuestra guarnición preferida*.
Como la mayoría de los guisos éste estará mucho más rico si lo tomamos al día siguiente.




ANOTACIONES

* Podéis echar 600 ml de Oporto o si preferís una salsa menos "dulce" 300 ml de Oporto y 300 ml de vino tinto, lo dejo a vuestra elección. Eso si, por favor que el vino tinto sea de cierta calidad.
Si os apetece podéis añadir alguna hierba aromática como romero, tomillo, orégano, laurel...le irán genial.
Yo hoy he elegido como guarnición unas patatitas francesas salteadas en un poquito de mantequilla y aceite de oliva con ajo laminado, una pizca de sal, mezcla de pimientas y perejil fresco.


¡ESPERO QUE OS GUSTEN!

Fuente de la receta: propia.


7 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Que ricas!, ¿a qué hora dices que se come en tu casa?...

Helena dijo...

Me encanta esta receta te ha quedado de cine pero además con oscar incluido je, je. Besitos

Aurora dijo...

Un plato delicioso, y además muy bien explicado. Tomo nota de la receta, la haré próximamente .

Un saludo y hasta pronto. Aurora.

Belen dijo...

Tengo que probar a hacerlas con esta salsa....
Bss

Anónimo dijo...

El Oporto me gusta mucho, es un vino muy versátil, creo que puede resultar interesante la mezcla.

Dimanse dijo...

Hola te han quedado de lujo esas carrilleras, se ven superapetitosas. Yo también suelo hacer carrilleras, pero las mias las hago con salsa de cafe, me gusta mucho como quedan. Un saludo

http://cocinandocondimanse.blogspot.com.es/

maria dijo...

me encantan!! las carrilleras es de mis comidas favoritas!! fantasticas!
http://decorecetas.blogspot.com.es/