Huevos a la escocesa (Scotch eggs). Receta de huevos escoceses


Seguro que te suenan, cuando ves por primera vez la imagen de los huevos a la escocesa o huevos escoceses es difícil olvidarla y muy complicado e improbable que el deseo de probarlos te abandone.

En principio pueden parecer complicados de hacer pero que va, nada más lejos de la realidad. Se hacen en un momento y quedan muy buenos, además no necesitarás ingredientes sofisticados ni ser un experto en la técnica del rebozado.


[pincha en la foto para ampliar la imagen]



El resultado será magnífico a poco que te esfuerces, conseguirás 4 estupendos huevos a la escocesa que junto con una ensalada conformarán una comida o cena estupenda. A la hora de servir, con un huevo por persona será más que sufiente, los huevos a la escocesa son contundentes y llenan bastante.

¿Nos ponemos con ellos? Venga, pues te cuento lo que vas a necesitar:


INGREDIENTES (ingredientes para 4 personas)

-Para los huevos cocidos
· 4 huevos 
· Agua 
· Sal 

- Para el resto de la receta
· 400 gr de salchichas frescas*
· Harina
· 1 huevo batido
· Pan rallado**
· Una pizca de sal
· Una pizca de ajo en polvo
· Una pizca de pimienta negra
· Aceite de oliva suave o girasol


[pincha en la foto para ampliar la imagen]

ELABORACIÓN


1. Lo primero que debes hacer es poner abundante agua a hervir en un cazo y añadir un puñadito de sal. Cuando el agua comience a hervir añade los huevos uno a uno con la ayuda de una cuchara para depositarlos en el agua lo más cuidadosamente posible. Cuece durante tan solo 6 minutos para mantener la yema cremosa. Saca del agua y pasa a un cuenco con agua bien fría (si añades cubitos de hielo mucho mejor) para interrumpir la cocción y que quede la yema cremosa. Reserva.

2. Pon la carne de las salchichas en un cuenco (si tienen piel debes eliminarla) e incorpora; una pizca de sal, una pizca de pimienta negra (a poder ser recién molida) y un poquito de ajo en polvo.
Mezcla con las manos bien limpias o con un tenedor y reserva también.

3. Corta unos cuadrados de film transparente y úntalos con una gota de aceite.

4. Divide la carne de las salchichas que acabas de condimentar en 4 porciones iguales, 100 gr cada una. Reserva.

5. Pela los huevos, que a estas alturas ya estarán fríos, con mucho cuidado porque al estar poco cocidos son muy delicados y se rompen con facilidad.

6. Extiende cada porción de carne sobre una lámina de film transparente, cubre con otra lámina y extiende con un rodillo o con las manos. Debe quedar una especie de hamburguesa (más fina ¡Eh!) de carne de un grosor homogéneo (para que después al freír se cocine la carne de manera uniforme) ni demasiado finita (o se romperá y resultará imposible envolver los huevos con ella) ni demasiado gruesa (ya que al cubrirlo de rebozado quedaría un "mazacote" de carne crudo e incomible).
Haz lo mismo con las 3 porciones de carne restantes.

7. Pasa cada huevo por un poquito de harina, toma una lámina de carne en la palma de la mano, coloca el huevo sobre ella y pliega los bordes hasta conseguir formar una esfera u óvalo (la forma que prefieras o que te salga, como en mi caso jajajajaja). Debes conseguir cubrir totalmente el huevo y que quede lo más cerrado y compacto posible. No es difícil, es cierto que es una operación delicada, pero no es para nada complicado.

8. Pasa cada uno por harina y sacude el exceso, rebózalo en huevo batido y termina con una capa fina de pan rallado.

9. Pon abundante aceite en un cazo que sea alto pero de pequeño diámetro, para que durante la fritura los huevos estén completamente sumergidos. Lleva al fuego y cuando el aceite esté bien caliente comienza a freírlos de uno en uno.
Debes vigilar y controlar la temperatura de la fritura, es casi lo más importante en esta receta, para evitar que se dore demasiado deprisa y el interior quede crudo, si el aceite está demasiado caliente o que se "cuezan" y absorban una cantidad indecente de aceite y no quede un rebozado crujiente, si el aceite está frío durante todo el proceso.

10. Sácalos cuando creas que están listos y ponlos en un plato con papel de cocina absorbente para que dejen allí el posible exceso de aceite. Sirve estos deliciosos huevos a la escocesas inmediatamente acompañados de tu ensalada favorita o unas patatas chips caseras ¡Verás que bueno!


Consejos:
· Si no te gusta demasiado la yema fluida, cocina los huevos 2 ó 3 minutos más en el primer paso de la receta, así quedará completamente cuajada pero seguirá estando jugosa y apetecible.
· Puedes precalentar el horno a 180º ó 190º mientras fríes los huevos y después meterlos unos 10 minutos aproximadamente una vez están dorados, haciendo esto te asegurarás de que la carne esté cocinada completamente.


*yo he usado una bandeja de salchichas frescas de Mercadona que ya vienen sin piel. También puedes optar por carne picada (de cerdo y ternera si te apetece) y aderezarla a tu gusto.
**puedes optar por aromatizarlo con hierbas secas (orégano, tomillo etc.) e incluso una pizca de pimentón dulce o picante si te apetece darlos un toque "adulto".


¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia.


2 comentarios:

Las Recetas de Manans dijo...

¡Fantásticos!

Migas en la mesa dijo...

Me encantannnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn que cosa más rica!