Garbanzos con picadillo de chorizo, ajo y perejil


Temporal tras temporal aquí en el norte, si hablamos de cocina, lo que apetece son cosas contundentes. Vamos, meterse un buen plato de cuchara bien caliente entre pecho y espalda.
Por eso en mi afán por intentar ayudaros a encontrar recetas fáciles, ricas y que no nos obliguen a gastarnos todos los "cuartos", hoy os traigo este sencillo guiso de garbanzos que cumple estrictamente con todas esas premisas y se coloca en el ranking de mi casa sin ninguna duda entre los primeros puestos de su categoría a "Guisote del año".




INGREDIENTES

· 300 gr de garbanzos remojados (en seco serían unos 150 gr)
· 1 zanahoria
· 100 gr de chorizo (dulce o picante)
· 3 dientes de ajo
· Un ramillete de perejil fresco
· 1 cucharada de postre colmada de harina
· 1/2 cucharada de pimentón dulce (y/o picante)
· Aceite de oliva
· Sal
· Caldo de verdura (o agua si no tenemos)

ELABORACIÓN

1. La noche anterior ponemos los garbanzos a remojo en abundante agua.
Por la mañana les aclaramos, escurrimos y colocamos en la olla rápida.

2. Pelamos y partimos la zanahoria en pequeños trocitos, añadimos a la olla junto con los garbanzos.

3. Echamos el caldo o el agua (lo justo para cubrir los garbanzos y un poquito más), un poquito de sal, colocamos la tapa y cocinamos (contando desde que sube la válvula de presión) unos 30-35 minutos.
Pasado ese tiempo retiramos del fuego y esperamos a que pierda presión y podamos abrir la tapa.

4. Mientras, pelamos el ajo y lavamos y secamos bien el perejil.
Lo ponemos dentro del accesorio picador de nuestra batidora junto con el chorizo y trituramos.

5. Destapamos la olla y escurrimos los garbanzos pero por supuesto no tiramos el caldo ya que nos hace falta para la salsa.

6. Ponemos una sartén con un poquito de aceite de oliva al fuego y cuando alcanza temperatura añadimos el picadillo y salteamos unos 2-3 minutos sin dejar de mover con la ayuda de una cuchara de silicona o madera para evitar rayar el fondo.

7. Incorporamos la harina y el pimentón al picadillo, mezclamos bien para que se tueste un poco la harina y pierda el "sabor a crudo" e inmediatamente añadimos parte del caldo de los garbanzos para que se forme la salsa (si al añadir al caldo al principio de la receta nos habíamos pasado con la cantidad no lo echaremos todo).
Echamos un poquito de sal, esperamos que rompa a hervir, bajamos el fuego y cocinamos durante unos 5 minutos.

8. Vertemos la salsa sobre los garbanzos que tenemos en la olla y cocinamos unos 15 minutos a fuego muy suave.
Comprobamos el punto de sal por si hiciera falta rectificarlo y listo para disfrutar.


Notas
Podemos elaborar la receta con garbanzos cocidos de bote, el proceso se simplifica considerablemente, resultando una opción ideal para las personas que no disponen de tiempo para cocinar o si se nos antoja el plato de repente por lo que no hay tiempo para ponerles a remojo.


¡ESPERO QUE OS GUSTEN!

Fuente de la receta: propia
Agradecimientos: Patú

6 comentarios:

Belen dijo...

Nunca se me ha ocurrido ponerlos con picadillo. Que buenos deben de estar. Y a si nos quitan un poco estos fríos que tenemos calados por los huesos.
Beisnos

Ana Melm dijo...

Aquí hace también un frío que pela, así que es bienvenido tu guisote, muy bienvenido...

Mariquita dijo...

Ricos, ricos, menuda pintaza.


saludos.

Bea, recetasymás dijo...

Ohhhh, hace mucho que no los prepar asi, que delicia!!!!
Besotes

La cocina de Cris y Laura dijo...

me encantan los garbanzos y este plato ummmm que rico, con estos días tan fríos resultan fenomenal.
besos cris y laura.

la de siempre dijo...

Me encantan las recetas k nos pones fáciles y super ricas, los probaré.

besos