Patatas con huevo y foie

Si, ya sé que acabamos de atravesar las Navidades cual paso de Caradhras (por aquello de lo escarpado, largo y angosto...jaja) y que no estamos para gastos pero os prometo que este plato no es caro aunque de entrada lo parezca. Si lo analizamos bien resulta hasta económico y sobre todo super práctico cuando tengamos que recibir amigos en casa y queramos quedar de lujo.



Animaos y poneos manos a la obra porque os aseguro que esta combinación nunca os dejará mal.

INGREDIENTES (para 4 personas)

· 3 patatas
· 4 huevos
· Hígado de pato fresco (1 ó 2 escalopas de foie por comensal, dependiendo del tamaño)
· Aceite de oliva
· Escamas de sal
· Una pizquita de pimienta negra recién molida

ELABORACIÓN

1. Pelamos, lavamos, secamos y partimos las patatas en rodajas.

2. Las freímos en abundante aceite de oliva, a temperatura media hasta que están a nuestro gusto.
Cuando están listas las vamos sacando a una fuente intentando escurrir bien el aceite.
Añadimos unas escamas de sal y reservamos mientras continuamos con el resto de la receta.

3. Freímos los huevos como lo hagamos habitualmente, con o sin puntilla eso es cuestión de gustos.

4. Partimos las escalopas de foie y para que esta labor resulte más sencilla (no es que tenga ninguna dificultad, que conste, pero es para que la operación sea más fácil si cabe) es aconsejable calentar el cuchillo un poquito entre corte y corte, esto ayudará a que queden perfectas.

5. Salpimentamos  y freímos las escalopas en una sartén a fuego vivo, sin nada de aceite.
Sellamos por ambos lados, dejamos un minuto, lo justo para que el calor penetre en el interior y retiramos enseguida de la sartén.

6. Montamos el plato, rematamos con unas escamas de sal y un poquito más de pimienta si lo deseamos y servimos inmediatamente ya que se debe disfrutar cuando aún está caliente.

Acompañar este plato con una copa de cava será todo un acierto, es probable que tengamos en casa alguna botella (excedente navideño, seguro) y qué mejor ocasión que esta para disfrutarla en buena compañía.
El maridaje resulta perfecto, los cavas son vinos sutiles que ayudan a limpiar la boca de la grasita del foie gracias al contenido de anhídrido carbónico endógeno que poseen debido a la fermentación natural en botella. En este caso al contener huevo también, el carbónico del cava nos ayudará a "arrastrar" la película de grasa que la yema crea en el paladar.
Tener un amigo sumiller de la categoría de Alfonso Fraile que te dé buenos consejos es algo que agradezco en el alma (por muchos motivos, no solo por el interés, ¡Te lo prometo Alfonso! jaja).
El caso es que caminar de la mano del Presidente de la Asociación Cántabra de Sumilleres por el fantástico mundo de los vinos siempre es un verdadero placer que, si me permitís, tengo que agradecerle una vez más.

Alfonso en esta ocasión nos recomienda un Cava Freixenet Casa Sala.
Brut Nature, Gran Reserva 2005
Si podéis probadlo, no os defraudará...

- Consejo:
Si compramos un foie fresco entero (porque lo encontramos bien de precio, por ejemplo) y no lo vamos a consumir en este momento todo, podemos partirlo y congelarlo de manera individual para después ir sacándolo a medida que lo vayamos necesitando. ¡Queda estupendo!


¡ESPERO QUE OS GUSTE!

Fuente de la receta: propia.


4 comentarios:

Belen dijo...

Me has dado una gran idea para gastar un trozo que me sobró de Navidad. Estoy segura que la cena de hoy estará riquísima jaja
Buen finde

CHARO dijo...

me parece un plato genial. El foie es exquisito, y seguro que va muy bien con los huevos y las patatas

JL Gupanla MDC dijo...

Impresionante....huevos con patatas, el mayor y sencillo placer...acompañados de foie fresco alcanza niveles de lujuria total...y ya con el cava, magistralmente recomendado....ya no sigo...!!!!

JL Gupanla MDC dijo...

Impresionante....huevos con patatas, el mayor y sencillo placer...acompañados de foie fresco alcanza niveles de lujuria total...y ya con el cava, magistralmente recomendado....ya no sigo...!!!!