Sal de cebolla

Me siento especialmente orgullosa de este sencillo sazonador que se me ocurrió el otro día mientras pensaba en lo poco que me gustaba la sal de cebolla que había comprado...




...me parece práctico y muy sabroso, de momento lo he usado en ensaladas y pollo a la plancha. Pero se me ocurren infinidad de platos en los que podría encajar a la perfección.

Tiene mucho "carácter" así que con un poquito es suficiente para ensalzar el sabor de algo tan insípido como una pechuga a la plancha.
Se nota que estoy a dieta ¿verdad?....hablo con mucho rencor del pobre pollo, como si fuera el culpable de todos mis males...jajaja

Bueno que me voy del tema, os sigo contando lo que necesitáis si os apetece hacerla :


INGREDIENTES

Sal de mesa
Cebolla frita crujiente (lo compré en Carrefour, también lo tenéis en Mercadona)



Una vez más necesitamos nuestra Thermomix o un molinillo eléctrico (yo uso molinillo, me resulta más cómodo cuando es poca cantidad).


Trituramos la cebolla hasta que queda una especie de pasta húmeda, la sacamos de la thermo o molinillo, colocamos en un plato donde habremos puesto papel de cocina e intentamos que deje ahí parte del aceite que lleva (tampoco pasa nada si queda aceite porque usaremos cantidades muy pequeñitas).
Lo cierto es que llegados a este punto pensareis que os he metido en un berenjenal y que eso no va a quedar bien, confiar en mi que si que quedará perfecto.

Una vez que lo hemos "desgrasado" un poco, ponemos en un bowl y le vamos añadiendo sal a la vez que removemos para que se mezcle bien, aquí veréis como se va haciendo una mezcla cada vez más suelta, porque la sal va absorbiendo parte de la humedad de la cebolla, deberéis poner la cantidad de sal necesaria para que si tomamos una pizca entre las yemas de los dedos y hacemos el gesto de estar salando un alimento, caiga suelto como cuando es sal sola (no se si me estoy explicando bien).

Una vez conseguimos la textura deseada lo ponemos en un bote hermético y listo para dejar volar nuestra imaginación culinaria.

Os aconsejo no hacer mucha cantidad, cunde un montón y os duraría mil años.

Espero que os guste esta nueva idea para nuestro "fondo de armario" que poco a poco va tomando forma,  ¿no os parece?.

Ya me comentareis que tal.

8 comentarios:

Cris dijo...

Una idea estupenda. Un besote

La Cocinera Mileurista dijo...

que sabrosa que tiene que estar la sal de cebolla,muy buena idea.Besos.

Sara Iglesias dijo...

muy bueno tu blog, me quedo por aqui a seguirte

un saludo desde Zamora

www.cocinandoconsara.es

Los blogs de María dijo...

Tomo nota

vicky dijo...

Muy buena idea , tomo nota
Besos

isabella dijo...

otra mas para la lista,me encanta ^^
besotes!! ;)

Las Recetas de Finuca dijo...

Qué difícil me lo has puesto, Silvia. No tengo ni thermomix, ni molinillo. ¿No vale un mortero?, ;)

Desde luego, tiene que quezar un sazonador genial.

Hacía mucho que no pasaba por aquí, cada vez tenemos menos tiempo, ¿verdad?.

Besos, paisanuca.

Gypunto dijo...

q fácil. tengo cebolla crujiente en casa pero es de hacendado...la haré..besos.